0

Al Final de Este Viaje
Silvio Rodríguez
(1978)
Por:

Qué sorpresa genial es estar yendo por  aquí o por allá, deambulando por la música eterna de los clásicos de todos los tiempos, y de pronto toparse con un tipo como Silvio Rodríguez del cual siempre has escuchado hablar, y sin embargo nunca has escuchado.

En mi casa nunca sonó, y yo le imaginaba (estúpidamente) como algún viejo cantante romántico que no valía la pena. Así que cuando escuché “Ojalá” y me voló la cabeza en más de un sentido decidí que debía bajarme un disco. Así fue como llegué a Al Final de Este Viaje y descubrí con extrema gratitud como se me iba revelando la genialidad del cubano.

¿Qué tan difícil es expresar un raudal infinito de emociones, reflexiones y paisajes con solo tu guitarra y tu voz? Pues es difícil, y hacerlo con maestría lo es aún más. Silvio no titubea en ningún segundo; no da lugar a errores, a bochornosos pasajes que te hacen pensar: “vaya, igual no es tan bueno”. Desde que el disco empieza busca dar clases sobre qué es y cómo debería ser la música: sinceridad, transparente potencia, pero con originalidad e innovación.

Al Final de Este Viaje es básicamente un recopilatorio editado en 1978, pero con canciones escritas entre los años 1968 y 1970. Una de sus características principales es que la totalidad del disco está grabado con guitarra y voz, nada más. Silvio no necesitó nada más para hacer uno de los mejores discos que la humanidad escuchará jamás. Me parece sorprendente como solamente el talento y la poesía llenan y atiborran los espacios que, supuestamente, deberían estar vacíos y silenciosos. Son cosas que pasan cuando la genialidad del cantautor es demasiada.

El motivo de cada canción es diverso: hay obras de desamor inigualables (“ojalá”), odas a combatientes de la revolución cubana (“Canción del Elegido”), temas de orientación social (“La Familia, La Propiedad Privada y El Amor”) y eternos etcéteras.  El caso es que la capacidad compositiva y lírica de Silvio da para mucho, y siempre con un punto de vista inteligente, poético o romántico; no hay lugar a pechos fríos en estas obras y tampoco a temas clásicos y ya visitados infinidades de veces. Nada está visto aquí desde un punto de vista pretencioso o altanero que espante la honestidad que toda buena obra debe tener. Nylon y desgarro es el sonido de este álbum.

Quizás una de las armas más potentes que posee este disco es la capacidad de Silvio Rodríguez para escribir una poesía de primer nivel, que hace que cada frase, cada imagen que se busca retratar, cada situación, esté repleta de bellos relieves. Afortunadamente, esta poesía no se pierde en lo rebuscado y se mantiene potente y fresca, a pesar de su complejidad. Si a esto se le agrega melodías geniales y un canto emocionado, se logra una montaña rusa de sentimientos a cada minuto; con estos elementos no se extraña la carencia de otros instrumentos. Todo está acá de una u otra manera.

Si bien para mí el disco supone una de las mejores cosas que le sucedieron a la humanidad, tiene un pequeño fallo, y es que “Qué se Puede Hacer con el Amor” es simplemente un tema malo, aburrido y con una melodía sosa. Es el punto negro que impide a Al Final de Este Viaje ser el álbum inmaculado que debería ser. Sin embargo la calidad de las otras 9 canciones es tanta, es de tan elevado nivel, que llegan a consumir la mediocridad de su hermana fea. Y esto lo digo para que se hagan una idea de la genialidad de cada una de las piezas.

Tenemos suerte de que cierto día Silvio se haya decidido a hacer música,  para que unos cuantos años después nos entregará una obra de tan alto nivel.

 

También en Spazz:

Es lo suficientemente bueno como para gustar a los fans sin necésidad de tener que forzarse a ello porque "soy fan y me tiene que gustar", mientras que los que no sean particularmente aficionados a Battiato no tienen demasiada motivación para escuchar este álbum en concreto.
Tiene algunos momentos que le harían elevar la calificación, y otros que la reestablecen a un discreto seis sobre diez. No sé, escúchalo igualmente. Por ahí hay gente a la que le está gustando mucho más que a mí.
Diez temas que se pasan volando. Si bien algunos de ellos difícilmente entrarán en un top 10 de la banda, en suma conforman una colección sólida de una agrupación que se niega a morir.
En todo, es una película de 7 puntos (no es de lo mejor de Fincher), con excelentes escenas y una gran belleza cinematográfica, aun con sus problemas en el clímax y resolución del misterio principal.
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
Average: 5 (1 vote)