0

Sheer Heart Attack
Queen
(1974)
Por:

¿Por qué pienso que Sheer Heart Attack es el mejor disco jamás grabado? Es difícil de explicar. Quizá en algún momento de mi vida pude haberlo argumentado, pero a día de hoy creo haber olvidado esas razones. Lo es y punto. Claro, eso puede poner las cosas difíciles a la hora de analizar el disco, pero lo intentaré igualmente.

Sheer Heart Attack es, en esencia, un disco de Queen de los 70, con todos los rasgos que ello supone: canciones pop de cabaret, baladas, rock, solos de guitarra rockeros obra de Brian May y solos de guitarra melódicos interpretados por Brian May pero escritos por Freddie Mercury, un tema compuesto por John Deacon, un tema compuesto y cantado por Roger Taylor y otro por el mismo Brian, momentos estúpidos, momentos solémnes, momentos épicos. Este disco es la definición de Queen que uno encontraría en un diccionario, pese a que ninguno de sus temas ha trascendido demasiado (incluso "Killer Queen" y "Now I'm here", los dos grandes hits, son más clásicos dentro de la discografía de la banda que clásicos dentro de la historia del rock, al menos si uno los compara con "We will Rock you" o "I want to break free").

El disco, para mí, se diferencia claramente entre lo que vendría a ser la cara A y la B, no de manera tan clara como pasaba en su anterior disco, pero en mi opinión, si notable. En la cara A los temas tienen más identidad, funcionan mejor por sí mismos, y los grandes hits del álbum están ahí, mientras que en la cara B las canciones son menores, palidecen si las sacamos de su contexto, pero en conjunto funcionan perfectamente.

El inicio con "Brighton Rock", con esas alternancias entre sensuales voces graves y ridículos falsetes por parte de Freddie y ese extraño solo de guitarra de May, que intenta ser un resumen del tipo de solos que le gusta hacer en directo pero que a diferencia de estos, termina antes de ponerse aburrido, seguido del single que les catapultó al nivel de estrellas, "Killer Queen", con su piano tintineante, sus líneas de guitarra tan sobrias como ingeniosas y sus celestiales armonías vocales, demuestran que en este álbum puede pasar de todo, y así es. Ahora bien, te tienen que gustar Queen. Si Queen es una banda que en general no te gusta, si II y A Night at the Opera te parecen malos discos, este no va a ser una excepción. Si por el contrario sabes encontrar tu lugar en el bizarro mundo de estos ingleses, te sentirás extrañamente reconfortado por un tosco tema rockero como "Tenement Funster" y temas como "She Makes me (Stormtrooper in Stilettoes)" podrán hacerte cerrar los ojos y transportarte a otros mundos, donde tantos otros solo podrán escuchar artificio, una interpretación vocal aburrida y una sucesión se acordes que se repite hasta ad nauseam.

¿Más? "Flick of the Wrist" e "In the Lap of the Gods" son dos de las composiciones de Mercury más atrevidas y más adecuadas para mostrar a cualquiera que Queen en un momento no necesitaban de chaquetas amarillas, bigotes y Wembleys llenos para ser una de las bandas más irrepetibles de la historia, sino que su propia música se valía por sí misma. "Stone Cold Crazy", cuya reinterpretación a manos de Metallica sería celebrada años más tarde, contiene uno de los momentos más genuinamente energéticos de la discografía de la banda. Y hay algo en "Now I'm here" que hace que, pese a sobre el papel ser un típico y ordinario número de hard rock de los 70, cualquier persona decente se emocione. Grandeza, quizá.

En la cara A encontramos una genial colecciones de canciones válidas para cualquier contexto y situación, desde un ritual satánico a un carnaval callejero. En la cara B encontramos una montaña rusa no de estilos musicales, pero si de moods, de emociones, de como pasar de la diversión más idiota al amor más puro y a la más pretenciosa majestuosidad en cuestión de segundos, como si tales sensaciones hubieran sido creadas para encadenarse una tras otras. Y cada vez que lo escucho tengo la sensación de que aún estoy por escuchar disco que supere a este, y no he escuchado pocos. Tu opinión será distinta, pero esta es la mía, y decir lo contrario sería deshonesto.

También en Spazz:

Loaded es el trabajo que prueba que el éxito de Lou Reed en solitario era cuestión de meses, con hits hechos para ser coreados.
Especial del mes de Revista Spazz dedicado a revisar la discografía e importancia social de esta fantástica banda británica.
Blur, Oasis, Pulp, Suede y los discos más importantes del movimiento que cambió el rock y el pop de los noventas
Escuchado de principio a fin es el álbum más cohesivo de entre todos los de los Beatles y uno de los más satisfactorios álbumes que haya escuchado
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet