0

Mezzanine
Massive Attack
(1998)
Por:

Massive Attack, el proyecto musical de “Daddy G” Marshall y Robert “3D” Del Naja, alcanzó el impacto gracias a Blue Lines, disco fundacional que moldeó gran parte de las carreras de artistas tan disímiles como Portishead, Björk o Goldfrapp. No obstante, recién con Mezzanine estos ingleses alcanzarían su pico compositivo.

Mezzanine es bastante distinto a los discos anteriores de la banda, los elementos negros de su música, que habían caracterizado en gran medida a Blue Lines y Protection, se encuentran acá diluidos. Obviamente, seguimos encontrando influencias del hip hop. Por ejemplo, hay sampleos de temas de The Cure, Led Zeppelin – en "Man Next Door", de The Velvet Underground en “Rising Son”, de Manfred Mann en “Black Milk” y de Isaac Hayes en “(Exchange)”. Pero la misma elección de estos samples van mostrando la diferencia que hay respecto a sus primeros discos, en los que sampleaban sobre todo música negra o bailable – e.g. disco-, muestran un mayor acercamiento al rock del que antes habían tenido (si bien Protection mismo cierra con un cover de "Light my fire"). También hay canciones en las que todavía predomina el rapeo, como “Risingson”; así como otras en las que se nota bastante la fuerza del soul, como “Exchange”.

Mezzanine es un disco muchísimo más oscuro y ambiental. La clave fundamental para captar el disco es dejarse de intelectualizar, y dejar que Caronte los lleve de la mano a un infierno psicotrópico. Pero es oscuro y elemental al mismo tiempo que mantiene ciertos elementos comerciales o mainstream. El resultado final es que Mezzanine es un engendro bastante distinto a la mayoría de la música.


 

Es imposible no hablar de Mezzanine sin mencionar los detalles rarísimos que meten en sus canciones. En “Man Next Door”, por ejemplo (una de las mejores canciones), no sólo te samplean a Zeppelin y a The Cure (¡!) al mismo tiempo,. sino que subvierten por completo esas partes sampleadas, dándole un toque que nada que ver. Así como te meten efectos electrónicos o percusivos que son completamente impensados. Más interesante todavía, es que el duo se anima a jugar con las estructuras de las canciones. La forma de los temas de Mezzanine es completamente impredecible (a diferencia del 90% de las bandas pop). No sabemos si a continuación vamos a escuchar otra vez un estribillo que se repite hasta el final, o si va a aparecer un invitado que hace un cambio en la canción, o si hacen una coda instrumental de dos minutos.

Dije invitado, por que esa es otra característica de Mezzanine. Como los discos anteriores (y los posteriores) de Massive Attack, este álbum cuenta con la presencia de varios vocalistas invitados. La presencia de cantantes es una constante del hip hop (y géneros relacionados). A veces los cantantes funcionan, otras veces no. En el caso de Mezzanine es evidente que cada una de las contribuciones funciona perfectamente. Como con los samples, podemos ver en este trabajo un alejamiento del de los anteriores. El único de los contribuyentes de los otros trabajos que canta acá es el gran Horace Andy (no aparecen otros artistas, como Tricky). Después aparece una tal Sara Jay (que sinceramente no conozco de otro lado), y la genial Elizabeth Fraser (de Cocteau Twins). También aparece, en los coros, el infravalorado cantante y guitarrista de los Manic Street Preachers, James Dean Bradfield (cuyo This is my truth, tell me yours, salido también en 1998, tiene grandes paralelismos con este disco).

¿Mejores canciones? Este disco tiene muchas. No puedo concluir la revisión sin mencionar "Inertia Creeps", que por esos bizarros beats electrónicos, así como algunos sonidos que tienen toda la pinta de flautas (¿?) me retrotraen a una escena psicodélica de Marruecos u otro lugar así. También está "Teardrop" (aka, la canción de House), quizás la canción más etérea de todo el disco. Lo mejor de todo es la performance maravillosa de Fraser (no pecaría de exceso si dijera que es la mejor de su carrera), pero también tiene muchos juegos electrónicos que se van entrometiendo, tratando de amordazar a la cantante con sus beats; después está "Group Four", también con Fraser acá; sólo que esta vez los arreglos musicales son los que tienen preeminencia. Si "Inertia Creeps" me lleva a un barrio perdido de Marruecos, "Group Four" me lleva a la soledad de una caverna, en la que empiezo a ver a mis demonios. Los últimos minutos de este tema son maravillosos. El otro tema que voy a destacar acá es mi favorito “Angel”, la apertura del álbum. Empieza como un tema ambiental, pero de golpe se transforma en la canción más demoledora de todo el disco. Este tema me lleva a un accidente, escucharla es como estar en la etapa posterior a un accidente de auto, dónde al principio uno mira desorientado, pero dándose cuenta de que hay algo que no está del todo bien, para después darse de cuenta de que hay varios autos en llamas y que lo que domina es el caos. No es loco que me la pase hablando de imágenes, porque lo que hace este disco es llevarte para cualquier lado, no se puede expresar con exactitud el fluir de las sensaciones que causan sus texturas, sus ambientaciones y sus detalles. En fin, se los recomiendo, perras (?)

También en Spazz:

Mis películas favoritas de la década 1980-1989, parte 1
Trompetes a Holanda vendría a ser el segundo LP del músico, aunque tenga cientos de canciones en forma de demo o EPs por la red.
En este trabajo, los Bad Seeds hicieron pura y exclusivamente canciones; todo atisbo de experimentación está con la mira puesta en las canciones
El Cave más operístico está en «No More Shall We Part». Pianos y cuerdas. Sentimientos devastados. Decadencia. Desolación
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
Average: 5 (2 votes)