Finnegans Wake y el Camino a la Inmortalidad
Por:
 
"He puesto en él tantos laberintos y enigmas, que mantendrán ocupados durantes siglos a los profesores discutiendo sobre lo que yo quería decir; y esa es la única manera de lograr la inmortalidad"

- James Joyce, sobre Ulysses


El Camino a la Inmortalidad.
 

EL libro imposible, indescifrable; el más famoso de todos por su dificultad. Analizado minuciosamente en proporción inversa a la cantidad de personas que lo han leído. Para muchos, una tomadura de pelo, una broma de mal gusto, un desperdicio de talento de uno de los más grandes escritores de cualquier idioma. Para otros, un océano enciclopédico de referencias lingüísticas y literarias, una condensación de todas las variaciones y posibilidades de la novela como la más alta herramienta artística. No hay punto medio. Ha sido y seguirá siendo un referente de polarización crítica en la historia de la literatura universal. Aun así, todos y cada uno de sus defensores y detractores tienen algo en común: ninguno lo entiende completamente y ninguno puede asegurar exactamente de que va la "trama" del libro.

La única verdad es esta: sólo ha existido una persona sobre la tierra capaz de entender en su totalidad el Finnegans Wake. Y esa única persona fue James Joyce.

Seguro, una persona (o un ente extraterrestre) con conocimiento absoluto de cada aspecto histórico sucedido en el planeta tierra, con una maestría absoluta en el manejo de todos los idiomas, dialectos y variaciones jamás pronunciadas desde el nacimiento del lenguaje, podría entender con fluidez cada uno de los multisentidos polilingüísticos encimados unos sobre otros y enfilados por decenas en cada oración que construye el Wake. Talvez incluso este ser de sobrenatural inteligencia podría descifrar con facilidad la continua manipulación de las estructuras que pueblan el libro, pudiendo, con su memoria de largo plazo, reconstruir cada detalle, hecho y clave en su justo puesto, armar el rompecabezas de un tiro y quizás podría explicarnos con certeza, de forma que el ser humano común pueda entenderlo, lo que en verdad sucede dentro de esta experimental novela.

Pero aun ese ser de vasta inteligencia se encontraría con un problema a la hora de descifrar Finnegans Wake. El problema es que, para entenderlo completamente, tendría que haber vivido y experimentado la vida de James Joyce en su justo orden de sensaciones. Ésto nos lleva de regreso (por un cómodo vícolo de recirculación) al autor del libro como el único con la autoridad y el conocimiento suficiente como para entender realmente su propia creación. Ésto, por supuesto, suena a trampa y a algo que podríamos decir de casi cualquier otro libro: el autor pone tanto de sí mismo (consciente o inconscientemente) en su obra, que él y él solamente, es el único capaz de entender su creación en su totalidad. La diferencia entre cualquier otro libro y Finnegans Wake es que éste está hecho específicamente de esa forma y no puede ser abordado de otra manera, excepto quizás superficialmente y sin estar muy seguros o no de lo que está pasando, lo cual es precísamente lo que llevan haciendo lectores y críticos desde su publicación.

Alguna vez Joyce aseguró que se podría reconstruir la totalidad de Dublín usando Ulysses como referencia. No es difícil imaginar que, siguiendo ésta idea, se pueda reconstruir al James Joyce persona usando al Finnegans Wake como referencia; el autor utilizando su obra como una especie de arca personal codificada para sobrevivir a sí mismo.

Al volcar sus preocupaciones y experiencias en forma de código sobre literatura y rodearlas de una enorme cantidad de referencias históricas, globales e idiomáticas, James Joyce no sólo estaba creando un referente histórico que condensara muchos de los conocimientos del ser humano en la tierra, sino que estaba al mismo tiempo creando un James Joyce de respaldo, probablemente reconstruible. Un salvavidas en código que le permitía existir por siempre encarnado en cada letra de sus aparentemente inintelegibles páginas. Así pues, uno podría literalmente reconstruir a ese específico ser humano mediante este su libro; y ésta es aún hoy, la única manera de alcanzar la inmortalidad.


 

Finn again's awake.

Por supuesto, si ese es el caso, nos preguntamos inmediatamente: si nadie es capaz de acceder ni comprender el verdadero significado del libro y si éste sólo posee una verdadera relevancia hacia su mismo autor ¿Quién querría tomarse el trabajo de reconstruir a un tal y desconocido James Joyce? y, por tanto, ¿Qué sentido tiene leer Finnegans Wake?

La pregunta se la vienen haciendo otros desde hace tiempo. H.G. Wells ya le demandaba directamente a Joyce acerca de la perversa impenetrabilidad del libro: "¿Quién diablos es este Joyce que demanda tantas horas de vigilia, de las pocas miles que tengo de vida, para poder apreciar apropiadamente sus caprichos, fantasías y momentos de inspiración?".

Dejando de lado la idea de que es un libro experimental y una estrategia para superar la muerte a través de la palabra escrita, debemos saber que Finnegans Wake es un libro que tampoco está limitado a las intenciones de autoconveniencia del autor. Si el lector se toma el interés suficiente de abordar con profundidad el Wake, encontrará en éste libro una trama principal y muchas historias y personajes y referencias que le proveerán la remuneración emocional y sensorial que los grandes libros son capaces de ofrecer. Pero no es ésto tampoco el mayor premio que nos ofrece este libro. La verdadera respuesta a la cuestión que planteaba H.G. Wells es que el Wake, como la vida misma, no tiene porque convertirse en una desesperada búsqueda por un significado inmediato y conciso. Tal como la vida misma, en este libro se encuentra la satisfacción en sus pequeños momentos, en sus sutiles y perversos placeres que se degustan de a poco, guardando y atesorando cada uno como afectuosas experiencias. A la larga, ésto nos provee una satisfacción contínua y permanente y no un momento de impacto rápido y de transitoria impresión que nos ofrecería casi cualquier otro libro. Para disfrutar de Finnegans Wake, hay que hacer de él una comida diaria, acercarse a él no como a un libro convencional, sino crear una comunión casi espiritual con la más pura belleza del lenguaje, la cual ofrece el Wake en cada una de sus páginas, casi en cada párrafo. Para ilustrarlo, veamos y revisemos las posibilidades de tan solo su famosa introducción:
 

"riverrun, past Eve and Adam's, from swerve of shore to bend of bay, brings us by a commodius vicus of recirculation back to Howth Castle and Environs"

 

A simple vista se entienden las acusaciones de "detestable aleatoriedad de palabras" de las que es frecuentemente acusado Finnegans Wake. Comparadas con otras más famosas y aclamadas primeras frases, esas dos líneas distan mucho de parecer memorables o atrapantes y suenan más como el tipo de humor oscuro irlandés que tan poco puede ofrecerle a un extranjero. Pero una lectura más cercana a esas simples dos líneas empieza por revelarnos algunas gratificantes sorpresas. Primero, notamos que la primer letra es minúscula, cuando debería arrancar en mayúscula, según las reglas ortográficas al ser la primer palabra del libro. Pero no es un error ortográfico: ésto se debe a que el comienzo del libro no es más que la continuación de su final, haciendo de Finnegans Wake un ciclo contínuo e infinito:

 

"Finn, again! Take. Bussoftlhee, mememormee! Till thousendsthee. Lps. The keys to. Given! A way a lone a last a loved a long the / riverrun, past Eve and Adam's, from swerve of shore to bend of bay, bring us by a commodius vicus of recirculation back to Howth Castle and Environs"

 

Ésta "recirculación" infinita que enlaza el libro en sí mismo, es una referencia a la teoría cíclica de la historia desarrollada por Giambattista Vico ("Vicus of recirculation") en su libro la Ciencia Nueva (1). De esta forma, "riverrun" es una referencia al "ricorso" o "regreso" que reinicia el ciclo de fases de dicha teoría.

Pero "riverrun", al ser la primer palabra del libro, es uno de los mejores ejemplos de la multisignificación idiomática que podemos descubrir en casi cada palabra del Wake. El "riverrun" alude al río Liffey, que atraviesa el centro de Dublín.(2) Así, el "ríocorrido" ejemplifica la continua fluidez de pensamiento, indetenible, sin forma, que sigue Finnegans Wake hasta reencontrarse consigo mismo en la conexión final-principio que ya hablamos. A la vez, la referencia al río Liffey sienta la constante "acuática" que empapa todo el libro, referenciando y mencionando por nombre a muchos de los ríos del mundo y otorgándole a la co-protagonista, Anna Livia Plurabelle, una suerte de distinción de "diosa de las aguas" o "mujer río", como es descrita frecuentemente en imágenes que referencian al Wake.(3)

"riverrun", leído por alguien con conocimiento del francés, evoca inmediatamente la palabra "révérons", futuro del plural de la primera persona de "rêver", que significa "soñar". Esto es, pues, una clave de como debemos entender la estructura caótica y amorfa del libro: "soñaremos", pues Finnegans Wake es producto de la noche y su contínua mezcla de ideas y personajes se debe a que sucede en el mundo de los sueños. Asímismo, la inmediata negación francesa "pas" que encontramos en "riverrun past" o "révérons pas" marca desde ya la doble posibilidad solipsística de lo existente y lo no existente; porque si bien experimentaremos un sueño al leer el libro, en realidad no lo soñaremos, sino que el sueño se experimenta desde la realidad.

Por supuesto, "riverrun past Eve and Adam's" es entendido a las primeras por un irlandés como el río Liffey rodeando, o bien la iglesia franciscana conocida como la Iglesia de Adán y Eva(4) o bien la taberna del mismo nombre, apelando al contraste de "moral" entre iglesia y taberna, nuevamente un contraste de ideas en un mismo contexto. Pero la dualidad semántica de la palabra inglesa "past", que puede significar tanto "pasar" como "pasado", nos lleva de nuevo a la teoría cíclica de la historia de Vico, en el sentido que el río corre (riverrun), o sea "avanza", a la vez que "vuelve" al pasado (past), dando más claves sobre el abordaje no cronológico del mundo de los sueños que tan difícil hace comprender la trama de Finnegans Wake.

Ahora bien, muchos de los dobles sentidos (si no es que la mayoría) encontrados en Finnegans Wake son fonéticos, y cualquiera que haya leído Ulysses sabe del gusto de Joyce por éste tipo de juegos de palabras. De ahí que una de las recomendaciones más populares para el que quiera descubrir más del Wake es leerlo en voz alta. Un ejemplo de como una frase escrita puede transformar su significado al leerla de esta forma sucede justo al comienzo, en la frase que ya discutimos, en "riverrun past Eve and Adam's", donde la porción "past Eve and" evoca fonéticamente el nombre de "Stephen", ningún otro que el alter ego de James Joyce y protagonista de Portrait of the Artist as a Young Man y co-protagonista en Ulysses: Stephen Dedalus. Algunas teorías sugieren que la persona que está soñando en Finnegans Wake no es otro que Stephen, lo cual tiene sentido al comprender su protagonismo en los trabajos anteriores de Joyce.

Otro significado puramente fonético en esta primera frase la encontramos en la parte de "Eve and Adam's", que puede entenderse como "Even atoms" o "átomos iguales" o "átomos pares" que, unidos a las palabras siguientes "from swerve of shore", se refieren al "clínamen"(5), un tratado propuesto por el filósofo romano Lucrecio, que se refería a la impredecibilidad de los átomos, que, al "evitarse" unos a otros (swerve), al no colisionar, impedían la creación de la materia y de ésta forma, de la vida. Un razonamiento que apelaba al líbre albedrío de cada partícula de la naturaleza y un precedente de la teoría del caos. Así, los "even atoms" evitándose por seguro "swerve off sure", desde el "swerve of shore" (orilla) hasta el "bend of bay" (bahía), a la vez que una referencia al recorrido del Liffey desde diferentes puntos de vista (diferentes y a la vez opuestos), nos llevan de regreso al concepto de creación y destrucción de la materia, la posibilidad y la realización, una referencia a los diferentes estados de lo posible que son los causantes de la vida.

Todo esto traído a nosotros por un "commodius vicus of recirculation", el cual alude a la ya citada "Ciencia Nueva" de Vico, representada por el ciclo infinito de Finnegans Wake y una alusión al concepto del eterno retorno, un planteamiento filosófico que se refiere al mundo real en un contínuo estado de repetición. Ésta idea aparece constantemente a lo largo de diferentes culturas en la historia, siendo la serpiente uróboros(6), los tratados de Nietszche sobre la inevitabilidad de la repetición infinita(7) y el concepto de reencarnación en oriente, algunas muestras claras de ello. Joyce mismo se ha mostrado siempre preocupado por esta idea, reencarnando al genio constructor Dédalo en su Stephen Dedalus para sugerir al artista que escapa de su prisión a través del arte. Dédalo, que crea unas alas de cera para volar de su prisión y Stephen, que gracias a su búsqueda personal como artista es capaz de "volar" a través de las redes y prisiones de una Irlanda que no le pertenece. Esta "huída de prisión" resuena como una inevitable alusión al exilio perpetuo de Joyce por Europa, lo cual le convierte a sí mismo en un ejemplo más de ésta contínua reencarnación.

El más famoso ejemplo en Ulysses de esta idea es el paralelismo entre Odiseo y Leopold Bloom, condenado uno a repetir las acciones del otro aun sin saberlo, de igual forma que a Molly Bloom la desconocida palabra "metempsicosis" le persigue a lo largo del libro, sin darse cuenta, irónicamente, que ella misma no es más que una reencarnación de Penélope, la fiel esposa de Odiseo(8).

El título de Finnegans Wake, de hecho, es en parte una referencia a Tim Finnegan(9), protagonista de una balada irlandesa, quien cae de una escalera y se le cree muerto hasta ser revivido con Whiskey, nuevamente señalando la constante de las aguas como dadoras de vida y el concepto del eterno retorno. También Finnegans Wake se refiere al mítico gigante(10) que debe levantarse o despertar (awake) en favor de Irlanda. Ambos conforman la inspiración que da nombre al libro en el juego de palabras "Finn again is awake" o "Finn de nuevo despierto".

Siguiendo nuestro análisis de la frase de apertura, "Howth Castle and Environs" se refiere a las iniciales del nombre (de los muchos nombres) del "protagonista" del libro, HCE, a la vez que al Castillo de Howth.(11) La recurrencia de las iniciales HCE son una constante a lo largo de Finnegans Wake y detalles como ese nos mantienen atentos en cada lectura. Ciertamente, una vez que se descubre la dinámica de los muchos niveles en cada palabra, Finnegans Wake cobra nuevos significados a cada fin de párrafo y de ésta forma no sólo se convierte en un trabajo gigantesco y enciclopédico, sino tremendamente interactivo con el lector, que puede pasarse horas y horas jugando con el Wake como un ultra referencial y altamente intelectual rompecabezas.

Esta multisignificancia de posibilidades casi infinitas ponen a James Joyce en un podio especial en la historia de la literatura. Pero tanta majestuosidad en la maestría del lenguaje no puede si no crearnos algunas dudas: ¿Es Joyce realmente una inteligencia superior de tal calibre de haber podido confeccionar un libro donde cada palabra y sonido ofrece tantas posibilidades simbólicas o todo esto es leer demasiado de nuestra parte y mucho del mito del Wake se debe a éste tipo de obsesivo sobre análisis?

No cabe duda que Joyce era un maestro en la deformación multi-idiomática del lenguaje, y los diecisiete años que le tomó construir dedicadamente cada momento de Finnegans Wake nos deben dar una idea del enorme trabajo detrás de ésta obra y eliminar de una vez cualquier acusación de aleatoriedad en su confección. Sí, puede que muchas alusiones que se le adjudican al autor terminen siendo aportaciones de un lector obsesivo, pero lo primordial aquí es saber que el libro está construido de esa manera. Si bien no todas las oscuras referencias que podemos encontrar pudieron ser intención consciente de Joyce, es claro que su intención era que nosotros como lectores pudiésemos interactuar con cada lectura en la eterna construcción de Finnegans Wake. La forma en que está diseñado este libro y su enorme creatividad en el uso de cada palabra, le permiten comunicarse con el lector de una forma recíproca y así convertirse en un libro en constante crecimiento, con cada nuevo participante haciendo de él un libro más rico y significativo y convirtiendo al Finnegans Wake en un verdadero ente vivo, tan vivo como alguna vez estuvo James Joyce, reencarnado ahora en las páginas de su más grande creación.

 

Anna Was, Livia is, Plurabelle's to Be.

Para concluir mi pequeño homenaje a Finnegans Wake y para realzar lo antes dicho acerca de la belleza poética que el libro puede alcanzar una vez es leído en voz alta, les dejo una lectura de parte de James Joyce mismo de una de las porciones más hermosas de su libro: la de Anna Livia Plurabelle. Para acompañar la voz, de un marcado acento irlandés (la forma ideal de enunciar cada frase del libro), dejo el texto a escuchar, según lo va recitando Joyce, para que el lector pueda ir siguiendo cada palabra de este magnífico pasaje, al ritmo de nada menos que de su propio autor.

 

Finnegans Wake
Libro I, Capítulo 8. Página 213.

 

"...Well, you know or don't you kennet or haven't I told you every telling has a taling and that's the he and the she of it. Look, look, the dusk is growing! My branches lofty are taking root. And my cold cher's gone ashley. Fieluhr? Filou! What age is at? It saon is late. 'Tis endless now senne eye or erewone last saw Waterhouse's clogh. They took it asunder, I hurd thum sigh. When will they reassemble it? O, my back, my back, my bach! I'd want to go to Aches-les-Pains. Pingpong! There's the Belle for Sexaloitez! And Concepta de Send-us-pray! Pang! Wring out the clothes! Wring in the dew! Godavari, vert the showers! And grant thaya grace! Aman. Will we spread them here now? Ay, we will. Flip! Spread on your bank and I'll spread mine on mine. Flep! It's what I'm doing. Spread! It's churning chill. Der went is rising. I'll lay a few stones on the hostel sheets. A man and his bride embraced between them. Else I'd have sprinkled and folded them only. And I'll tie my butcher's apron here. It's suety yet. The strollers will pass it by. Six shifts, ten kerchiefs, nine to hold to the fire and one for the code, the convent napkins, twelve, one baby's shawl. Good mother Jossiph knows, she said. Whose head? Mutter snores? Deataceas! Wharnow are alle her childer, say? In kingdome gone or power to come or gloria be to them farther? Allalivial, allalluvial! Some here, more no more, more again lost alla stranger. I've heard tell that same brooch of the Shannons was married into a family in Spain. And all the Dunders de Dunnes in Markland's Vineland beyond Brendan's herring pool takes number nine in yangsee's hats. And one of Biddy's beads went bobbing till she rounded up lost histereve with a marigold and a cobbler's candle in a side strain of a main drain of a manzinahurries off Bachelor's Walk. But all that's left to the last of the Meaghers in the loup of the years prefixed and between is one kneebuckle and two hooks in the front. Do you tell me that now? I do in troth. Orara por Orbe and poor Las Animas! Ussa, Ulla, we're umbas all! Mezha, didn't you hear it a deluge of times, ufer and ufer, respund to spond? You deed, you deed! I need, I need! It's that irrawaddyng I've stoke in my aars. It all but husheth the lethest zswound. Oronoko ! What's your trouble? Is that the great Finnleader himself in his joakimono on his statue riding the high hone there forehengist? Father of Otters, it is himself! Yonne there! Isset that? On Fallareen Common? You're thinking of Astley's Amphitheayter where the bobby restrained you making sugarstuck pouts to the ghostwhite horse of the Peppers. Throw the cobwebs from your eyes, woman, and spread your washing proper! It's well I know your sort of slop. Flap! Ireland sober is Ireland stiff Lord help you, Maria, full of grease, the load is with me! Your prayers. I sonht zo! Madammangut! Were you lifting your elbow, tell us, glazy cheeks, in Conway's Carrigacurra canteen? Was I what, hobbledyhips? Flop! Your rere gait's creakorheuman bitts your butts disagrees. Amn't I up since the damp tawn, marthared mary allacook, with Corrigan's pulse and varicoarse veins, my pramaxle smashed, Alice Jane in decline and my oneeyed mongrel twice run over, soaking and bleaching boiler rags, and sweating cold, a widow like me, for to deck my tennis champion son, the laundryman with the lavandier flannels? You won your limpopo limp fron the husky hussars when Collars and Cuffs was heir to the town and your slur gave the stink to Carlow. Holy Scamander, I sar it again! Near the golden falls. Icis on us! Seints of light! Zezere! Subdue your noise, you hamble creature! What is it but a blackburry growth or the dwyergray ass them four old codgers owns. Are you meanam Tarpey and Lyons and Gregory? I meyne now, thank all, the four of them, and the roar of them, that draves that stray in the mist and old Johnny MacDougal along with them. Is that the Poolbeg flasher beyant, pharphar, or a fireboat coasting nyar the Kishtna or a glow I behold within a hedge or my Garry come back from the Indes? Wait till the honeying of the lune, love! Die eve, little eve, die! We see that wonder in your eye. We'll meet again, we'll part once more. The spot I'll seek if the hour you'll find. My chart shines high where the blue milk's upset. Forgivemequick, I'm going! Bubye! And you, pluck your watch, forgetmenot. Your evenlode. So save to jurna's end! My sights are swimming thicker on me by the shadows to this place. I sow home slowly now by own way, moyvalley way. Towy I too, rathmine. Ah, but she was the queer old skeowsha anyhow, Anna Livia, trinkettoes! And sure he was the quare old buntz too, Dear Dirty Dumpling, foostherfather of fingalls and dotthergills. Gaffer and gammer we're all their gangsters. Hadn't he seven dams to wive him? And every dam had her seven crutches. And every crutch had its seven hues. And each hue had a differing cry. Sudds for me and supper for you and the doctor's bill for Joe John. Befor! Bifur! He married his markets, cheap by foul, I know, like any Etrurian Catholic Heathen, in their pinky limony creamy birnies and their turkiss indienne mauves. But at milkidmass who was the spouse? Then all that was was fair. Tys Elvenland! Teems of times and happy returns. The seim anew. Ordovico or viricordo. Anna was, Livia is, Plurabelle's to be. Northmen's thing made southfolk's place but howmulty plurators made eachone in person? Latin me that, my trinity scholard, out of eure sanscreed into oure eryan! Hircus Civis Eblanensis! He had buckgoat paps on him, soft ones for orphans. Ho, Lord ! Twins of his bosom. Lord save us! And ho! Hey? What all men. Hot? His tittering daughters of. Whawk? Can't hear with the waters of. The chittering waters of. Flittering bats, fieldmice bawk talk. Ho! Are you not gone ahome? What Thom Malone? Can't hear with bawk of bats, all thim liffeying waters of. Ho, talk save us! My foos won't moos. I feel as old as yonder elm. A tale told of Shaun or Shem? All Livia's daughtersons. Dark hawks hear us. Night! Night! My ho head halls. I feel as heavy as yonder stone. Tell me of John or Shaun? Who were Shem and Shaun the living sons or daughters of? Night now! Tell me, tell me, tell me, elm! Night night! Telmetale of stem or stone. Beside the rivering waters of, hitherandthithering waters of. Night!"
 
 

 

Referencias:

 
^1- Scienza Nuova: http://es.wikipedia.org/wiki/Giambattista_Vico
^2- http://es.wikipedia.org/wiki/R%C3%ADo_Liffey
^3- Fuente Anna Livia Plurabelle, O'Conell Street, Dublín, Irlanda
^4- Iglesia de Adán y Eva
^5- http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_cl%C3%ADnamen
^6- Uróboros es la serpiente que se devora a sí misma. http://es.wikipedia.org/wiki/Ur%C3%B3boros
^7- Nietzsche: Amor Fati y el Eterno Retorno
^8- Por supuesto, el personaje de Molly Bloom se reserva obviar la parte "fiel" de su versión griega.
^9- Finnegan's Wake
^10- Finn McCool
^11- Castillo de Howth
 

 

Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
Average: 4 (1 vote)