Por:

El cine está marcado por íconos. ¿Qué sería del cine inteligente y mordaz sin un Ciudadano Kane? Imaginaríamos la comedia como existe hoy en día sin un Charlot y su eterna mala suerte y simpatía? Éstos dos iconos muestran una forma diferente de hacer cine y por ende quedaron en la memoria popular como el empezar de algo, el inicio de una forma, de un contenido. Con el tiempo el cine se popularizo de una manera impensada y la demanda superó la calidad del producto. Esto creó una industria más poderosa pero al mismo tiempo mas ávida de dinero. Entonces el enfoque de originalidad, de calidad artística y del buen hacer, quedó de lado.

Hollywood dejo de ser la fábrica de sueños para pasar a transformarse en un negocio lleno de empresarios. OJO, el cine siempre fue un negocio, pero hay formas y formas de hacer negocio con el arte. Cuando el dinero está por delante de lo que uno puede y/o quiere expresar en un film pocas veces se llega buen puerto. Por dicho motivo, los íconos no desaparecieron, por el contrario, se multiplicaron en números astronómicos. Porque ahora la idea no era sólo hacer un personaje que pegue en la gente; la cosa era explotarlo a más no poder, sacar secuelas y secuelas… precuelas ¿por qué no? Y si le sumamos algún familiar para seguir sacando películas con el mismo nombre??? Todo vale… los muertos pueden resucitar, la historia puede cambiar, el actor puede no ser el mismo… Se imaginan un segundo volumen de El Gran Dictador??? El barbero va a Afganistán… la voy a patentar…. Bah ya es tarde…

Podríamos decir que este estilo de cine tuvo su explosión en la década del 80 y principios de los 90. Y el personaje más característico de este gran boom se podría encontrar en Rocky. Como la primera película fue un gran trabajo y la segunda un gran éxito, vamos a seguir reventando a Rocko a más no poder. Que el malo se haga bueno, y cuando es suficientemente bueno lo matamos!!! Y lo matan los putos comunistas!!! Como pueden ver, los fundamentos no importaban, el fondo no interesaba en absoluto. Era Rocky, man?? Que vaya a Rusia, entrene como un pobre tipo, y que en el medio de la pelea final los rusos lo amen anda a saber por qué, el motivo no importaba. Podríamos decir que esta especie de karma sigue hoy en día pero con mucha menos frecuencia, por suerte. Para algo existen los reboot.

Pero no todos los iconos de esa época fueron caníbalmente explotados por sus poseedores de derechos. Y uno de eso iconos, y si se me permite la opinión mi preferido, es sin lugar a dudar The Terminator. Ya sé, ya sé, ustedes me dirán que la 3 es un ejemplo claro de explotar una saga; y ni hablar de la malísima película que hizo el gran Bale. Pero eso fue muchos años después, y cuando pasa tanto tiempo uno tiende a no reconocerlas como tal: pasan a ser más tributos que secuelas. Por eso, solo me centro en las dos primeras películas que, a mi entender, son pilares de los films de acción de esas épocas en lo que cine comercial se refiere.

James Cameron vino a llenar un espacio que hasta ese momento parecía vacio en lo que acción se refiere. Veamos: Un futuro catastrófico por culpa de la inteligencia humana se vio y se leyó miles y miles de veces antes que el buen James se anime si quiera a caminar. Pero hay algo que la gente no pudo resistir: el gran manejo de la historia, la credibilidad de los sucesos gracias a los espectaculares efectos especiales para la época y lograr escenas de acción que no sólo te quitaban el aliento sino que tenían una personalidad apabullante. Escuchar los pesados pasos del puto robot indestructible, darle 5 escopetazos y que el muy hijo de su puta madre siga caminando como si nada le da una tensión a dichas escenas que te quitan el hipo. Y ahí está el gran y tal vez único talento de Cameron, el entender lo que la gente quiere y dárselo con un buen gusto apabullante.

El otro enorme acierto fue el actor que eligieron para interpretar dicho robot. El amigo Arnold es un actor tan, pero tan malo, que no podrían haber hecho mejor casting. Por qué?? Todo lo que se le puede criticar a Schwarzenegger, todos sus defectos, aquí se potencian como grandes logros interpretativos. Su poca gracia escénica, su tosquedad en demostrar los mínimos sentimientos... aquí vienen como anillo al dedo. Hasta cuando sonríe parece forzado y articulado. Por ello mismo es él quien se come las dos películas; cuando aparece en escena es el momento en el cual cada film cobra impulso. Un estilo al Joker en el Caballero Oscuro, salvando las grandes diferencias.

No voy a hacer una revisión detallada de las dos películas porque me parece en vano. Solo diré que la 2 es la mejor, ya que la 1 siempre la encontré mas una introducción a la epicidad y el efectismo de “El dia final”. Veamos, ninguna de las dos son un ejemplo del buen hacer de la industria, pero su gran acierto es mostrar todos los lugares comunes, todos los climas y todas la obviedades que sufrían las películas de esa época, pero con el aliciente de no caer en la melosidad y efectismo ñoño y mal usado. Hay un John Connor de 16 años, pero no es el clásico adolecente pelele y bobo de todas las películas de la época. Es un muchacho de armas a tomar, de órdenes a cumplir, con un extraño carisma. El final emotivo era el esperado más o menos desde la mitad de la peli, pero muy bien manejado y llevado hasta el punto de la que la emoción, si ser barata ni burda, está conseguida.

Es que ese es otro punto fuerte. Lo bien dirigida que esta la película, el círculo casi perfecto en como termina la primera, la gran tensión que logra la segunda sin saber cuál de los dos robots es el malote. Y mención especial al diseñador del robot: Digno ganador de la mayoría de mis pesadillas cuando era chico. ¡Cómo me traumó ese turro! No hay más que decir, sin dudas las 2 mejores películas que pueda hacer Cameron en su vida. Sin ser un bodrio infumable del cual ya sabemos el final antes de sentarnos en la butaca y sin irse al carajo inventando otros mundos con una historia mucho más obvia que la de Terminator. Asique si aún no las viste, como mínimo espero que te viole el robot.

PD: Ha! No voy a hacer la pelotudez obvia de terminar el Texto con “Hasta la vista… BABY!”
 

 

 
  

 

¡Califica este artículo!
No votes yet