Alex & Daniel 30 de abril en Ex Discoteque Oz, Santiago de Chile
Alex y Daniel: suma y convergencia.
Por:

Uno evidentemente no sabe cómo será recordado el show de ayer, en que Alex Anwandter y Daniel Riveros presentaron su proyecto en conjunto. Digo esto porque efectivamente estamos ante un proyecto de dos de los exponentes más relevantes e importantes de lo que se ha llamado el nuevo pop chileno. Para hacernos una idea a nivel local, es como si en plena década de los 80 Jorge González hubiese hecho un disco junto a Carlos Cabezas, me disculpan por lo ordinario del ejemplo, pero estamos ante algo más o menos así o quizás más. Por lo mismo, ver que el público que presenció el show no superó las quinientas personas da para pensar que tanto Gepe como Anwandter siguen reducidos a un pequeño circuito de personas, pese a su eventual calidad musical y supuesta popularidad. Este circuito transita entre un público más especializado o indie y otro público de una tendencia mucho más aspiracional, que se suma al gusto de estos músicos como si se compraran el último Samsung Galaxy. Había mucho tipo y tipa de este orden en el show de ayer, muy desinteresados, con una corona en la mano, viendo su android cada 1 minuto, y mirando con algo de desdén a los que quizás aún creemos que los espectáculos musicales de este tipo plantean una entrega, una devoción, hacia lo que están mostrando los artistas arriba del escenario. Me doy este rodeo, simplemente para señalar que la escena del indie chileno, no se puede testear simplemente en las presentaciones en vivo. El local donde fue la presentación se correspondía totalmente con la gente que entraba, la antigua discoteque Oz, que ahora está travestida en un “centro de eventos” para personas, evidentemente, con cierto nivel de consumo. Aun así, hay que decir que esto no va en detrimento de los músicos, pues se entiende que en Santiago (supuesto paraíso del pop) no existen lugares para tocar, es decir, lugares realmente implementados para un recital, y sólo quedan estos espacios.

Hay aplausos, algunos gritos de quinceañeras, pero nada más allá de lo imaginable cuando Gepe sale a escena, con chaqueta de cuero y jeans negro, con un look no muy habitual, en una faceta mucho más pop star que otra cosa. De inmediato comienza a cantar “Mundo Real”, en un minuto,  justo en el momento en que Anwandter canta su parte de lo que fue el primer single de “Alex & Daniel”, ingresa al escenario desatando yo creo que si una devoción al menos más propicia para lo que íbamos a presenciar. Y el show va en serio, y parece que cuando viene “Segunda” muchos de ahí recién se dan cuenta que estamos presenciando en el mismo escenario a dos tipos de una categoría altísima, sin más, y quizás sin exagerar, dos músicos que han escrito las mejores canciones de los últimos 10 años en Chile. Y están ahí, a ratos chocan entre sí, entre el baile casi profesional de Anwandter y los bailes tímidos y torpes de Daniel, cantan a coro, Alex toma su guitarra, en otros momentos se pone a un costado del escenario a presenciar a su compañero que canta un temazo como “Miña”, Gepe hace percusión electrónica, toma su guitarra acústica. El set list avanza de manera vertiginosa, un tema tras otro, sin respiro. “Cada vez que invento algo sobre ti” y “Casa latina” parecieran muy hermanas, como si fueran de un disco de Anwandter, al parecer es la tónica, intercalar con canciones que sonarían como “Alex & Daniel”, así sale “12 minerales” donde Gepe hace sacar aplausos de un tema que ya es clásico, de ese disco bisagra de esta década que es Audiovisión. Pasan la melancólica santiaguina que es “Mejor que yo”, la electro pop andina de “Baby”. Hasta acá ya ha pasado casi la mitad del repertorio y uno se da cuenta que estamos en presencia de un show de primer nivel, que perfectamente podría cerrar festivales o llenar recintos un poco más grandes.

 

Lo de Alex y Daniel es más bien una suma, un acoplamiento. No son simplemente canciones de Gepe por un lado y canciones de Anwandter por el otro, las canciones del disco están trabajadas por los dos, contaron ellos mismos que en cuanto a letra son casi en su mayoría hechas por Gepe y musicalmente y la producción está a cargo de Alex. Se nota que Alex es el productor, no sólo del disco, que suena más a un proyecto de él, sino que también en el show de ayer, en el cual dirigía la actuación y Daniel mucho más relajado por otro lado, simplemente fluía a partir de lo que él encarna en estos momentos, ser un artista mucho más cercano, más accesible y ya no el intimista-folk de unos años atrás. El proyecto, decía, se vio totalmente ayer en este Centro de Bellavista, no sólo las canciones mostradas sino que estaba pensada como una verdadera performance. No sólo por la camisa de seda y lo singulares pantalones de Alex, sino que por la misma composición que el show trató de presentar. Parte importante de esta propuesta es la banda que se presentó ayer (y que también estuvo con ellos en el Festival Neural), ésta está compuesta por los dos músicos más permanentes de Alex, Nacho Aedo (miembro de esa banda más under o alternativa a lo que son Gepe y Alex, llamada Adrianigual) y Juan Pablo Wasaff (colaborador de Alex desde Teleradio Donoso), ambos haciendo el trabajo que desarrollan con Anwandter, el primero con su bajo y un synth, el otro la batería, programaciones y sintetizadores. La gracia es que a ellos se les suma la colaboradora permanente de Gepe, la cada vez más guapa y talentosa Felicia Morales.

En la mitad del show la banda deja el escenario junto a Alex, y Gepe interpreta “Victoria Roma” solo en el teclado, diciendo que es una canción muy especial para él, y para varios de nosotros le agregaría. Luego es el turno de Alex solo con su guitarra, que ocupa el espacio para intervenir directamente en una cuestión política, que saca de contexto, porque en principio varios de ahí suponen que esto es algo totalmente a-político, pero el bueno de Alex nos recuerda que es alguien con una opinión muy clara en términos políticos. Lo de Alex es para un artículo aparte, pero demuestra que se puede ser en Chile un artista con opinión pero que no necesariamente su música está al servicio de sus ideas políticas, sino que el canal de expresión de su música no es discursivo políticamente, más bien es una performance política. Lo que dice es simple: varios de ustedes (se dirige al público) votaran por la ultra derecha, votaran por Longueira, o votaran por la distinguida Evelyn Mathei. Notable es poco. Y notable fue mucho más lo que siguió, pues Anwandter se saca un clásico del bolsillo: “Gran Santiago”. Pocos son los que cantan, serán unas 10 personas o 20. La canción suena  y uno piensa que este tipo ya lleva harto, aunque eso no se traduzca necesariamente en muchos años, pero pareciera que Teleradio Donoso es una banda muy antigua, sin embargo esta canción solo tiene 6 años. Eso sólo da a entender que Anwandter ha hecho un par de discos tan buenos que no da tiempo para nostalgias de ningún tipo. Es más, lo deja súper en claro, vuelve la banda y tira el hit total que es “Como puedes vivir contigo mismo”. Lo curioso es que parece que compitieran con Gepe porque éste le tira inmediatamente después su hit paralelo: “En la naturaleza”. Locura y devoción en este ex galpón, todos bailan como pueden, cantan y vibran. En 10 años estas canciones las cantaran la tía del negocio y nuestros hijos.

 

 

Nos damos cuenta que al parecer esto está pronto a acabar, Gepe se despacha “Por la ventana” con el coreo total del público y el juego de palmas por doquier. Tocan “Una nueva aventura” para finalizar el show, que hasta ahí era demasiado corto, 14 canciones, con la mitad de esas del proyecto Alex & Daniel. Sin embargo la espera para la vuelta no es mucha ya que de inmediato vuelve Gepe con la banda e interpreta “Fruta y té”, también muy coreada. Y vuelve luego Alex para decir que esto sí que sí llegó a su fin, el tipo se despide con dos temazos de su repertorio: “Cabros” de ese disco aún no estimado lo que se debiera que se llama Odisea y “Amar en el campo” de Teleradio Donoso. Ambas suenan increíbles, y hacen bailar hasta los más empaquetados. Todo termina con Alex y Gepe entregándose al público literalmente.

Una excelente presentación, de mucha categoría, quizás un poco corta, no costaba tanto quizás tocar unas 3 canciones más. Quizás es difícil porque de lo contrario se podía convertir en una presentación individual de cada uno de ellos. Creo que esta presentación será mítica, muchos en 10 o 20 años desearan haber sido parte del lanzamiento de este proyecto, sin igual en la música popular chilena.

 

Set list:

1.    Mundo Real

2.    Segunda

3.    Cada Vez Que Invento Algo Sobre Ti

4.    Casa Latina

5.    Baby

6.    12 Minerales

7.    Mejor Que Yo

8.    Miña

9.    Victoria Roma

10.  Gran Santiago

11.  Cómo Puedes Vivir Contigo Mismo

12.  En La Naturaleza (4-3-2-1-0)

13.  Por La Ventana

14.  Una Nueva Aventura

 

Encore

15.  Fruta Y Té

16.  Cabros

17.  Amar En El Campo

 

 

También en Spazz:

Un recorrido por mis películas favoritas en lo que va del siglo. Edición 2011
A pesar de todo ello, su único álbum en directo oficial, se aprecia insuficiente viéndolo de lejos. Con todo y las pulidas interpretaciones musicales, hay una sensación de falta durante toda su duración.
Es lo suficientemente bueno como para gustar a los fans sin necésidad de tener que forzarse a ello porque "soy fan y me tiene que gustar", mientras que los que no sean particularmente aficionados a Battiato no tienen demasiada motivación para escuchar este álbum en concreto.
Scarface (1932) es un drama criminal intenso, violento, trágico y catastrófico.
¡Califica este artículo!
Average: 5 (1 vote)