6

127 Hours
Por:

Solía pensar que Danny Boyle era un buen director. Pero eso fue hace mucho tiempo. Recuerdo... no, no recuerdo muy bien, la verdad. La última vez que lo pensé habrá sido en 2008 o antes. 28 Days Later y Trainspotting fueron tan buenos films, que uno esperaba con ansias el próximo proyecto de uno de los directores vivos más interesantes de la corriente comercial, al lado de David Fincher o Darren Aronofsky. Pero llegó Slumdog Millionaire y todo se fue por la borda. Probablemente con la película más sobrevalorada de los últimos 10 años, Boyle se vio arrasando premios y reconocimientos en cada ceremonia posible del mainstream cinematográfico. Concedo que la premisa era al menos interesante y que algunas escenas retratando la vida en los barrios pobres de la India fueron notables, por decir poco. Pero uno pensaría que los críticos que alabaron dicho filme se saltaron a propósito los forzados y poco creíbles huecos en el guión, el tortuoso compendio de todos los clichés románticos posibles en la supuesta "historia de amor" que los protagonistas encarnaron cual actores de telenovela latinoamericana o la horripilante secuencia de baile del final. Lo entiendo, no necesitas explicármelo: homenajeabas Bollywood. Bravo. Mi duda es si no era mejor tomar los mejores aspectos de esa casi desconocida industria en vez de los peores, pero bueno.

La hora de la redención llegaba con 127 hours, film que relata, atención con el SPOILER, las 127 horas de un sujeto con su brazo atrapado en una roca. Otra premisa prometedora, claro que sí. Pero Boyle abusa de su estilo videoclipero para crear un sentimentalismo facilón y su película termina pecando de varias, demasiadas, obviedades para no alcanzar nunca a aprovechar al máximo una gran oportunidad de explotar un tipo de narrativa poco o casi nunca abordada, recurriendo en cambio a los siempre confiables flashbacks y a la alucinación/premonición de turno. Siento que Boyle no se atreve a ir un paso más y correr más riesgos, ser más atrevido con el jugoso material que tenía en las manos. Pero vamos, luego me doy cuenta que posiblemente Boyle no está muy con ganas de salirse de los límites de la convencionalidad comercial. Los mejores momentos técnicos son donde la cámara nos encierra en el lugar del "accidente" y la atmósfera por momentos alcanza cotas de claustrofóbica gloria. Más allá de eso, la aproximación a una forma narrativa con mucho potencial sabe a desperdiciada. Recomiendo en este respecto echarle un vistazo a Buried (Dir: Rodrígo Cortés, 2010), un film superior a 127 Hours con más o menos la misma premisa pero sin las limitaciones comerciales que tintaron de facilismo a la estructura del film de Danny Boyle y sin la detestable moralina heróica que no permitió trascender al personaje a cargo de James Franco, estancado en el ideal de modelo ético para todas las audiencias, sin lograr, pese a su muy buena interpretación, un personaje real y creíble como el que desarrolla con poco menos Ryan Reynolds en Buried.

Inocente de mí, no conocía la historia real en la que estaba basada la película, así que el final lo recibí con la sensación aquella de "a menos que sea una historia real, no lo compro". Resulta que sí es una historia real y el film sigue el desenlace fielmente, tanto así, que cierra con una escena en que, atención al SPOILER, el tipo real en que está basado el film aparece ante nosotros como prueba viva del triunfo del espíritu humano, en una de esas secuencias que te hacen preguntarte si es necesario quedarte tú también atrapado en una situación de vida o muerte por un par de días para conocer una linda esposa y vivir feliz para siempre. Ah, Hollywood, no cambies.

Pero puede que sólo haya escrito sobre lo que no me gustó y parezca que sólo puedo quejarme de lo que ví. No es así. La película me entretuvo, está impecablemente realizada y tiene su cuota de emoción. Lo mejor es verla acompañado de alguien y no lo digo por decir: es este el tipo de película que es genial para ver acompañado de mucha gente y estar comentando cada cosa que sucede. Paradójicamente, me sucede que cuando estoy viendo una película realmente buena lo que menos quiero es hablar.

 

Director: 
Danny Boyle
Pais: 
Estados Unidos
Año: 
2010
Reparto: 
  • James Franco
  • Roca
  • Cámara

También en Spazz:

Primera parte de 55 Canciones que representan el Rock producido en México
Pocos podía adelantar lo que sería este disco: representó el paso de un artista con una cantidad de temas buenos a un genio de influencia casi inigualable en su país
Antes de empezar a empalagar, Emitt Rhodes es un disco soberbio. Las primeras cuatro canciones son antológicas, y tendrán a más de uno suspirando con tanto deleite pop de primerísimo nivel.
Oasis consiguen en su álbum debut un sonido lleno de personalidad
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet