10

Kiss Me Deadly
Por:

Mejor escena: el apocalipsis.

Parlamento memorable: “The head of the Medusa. That's what's in the box. And whoever looks on her will be changed, not into stone, but into brimstone and ashes.”

Kiss me Deadly (1955) es un film noir enmarañado, fascinante y apocalíptico.

Es una película compleja que varía en su generación de sensaciones. Es una intriga, de eso no hay duda, pero se mueve a través de la expectativa de la mortalidad, de escenarios de ciencia ficción y una culminación horrorífica.

El guión es del notorio A.I. Bezzerides, quien escribe una historia desorientadora sobre el misterio de “Christine”, de la cual van naciendo capas y capas de elementos cruciales y conflictos secundarios para el desenvolvimiento de la trama principal y el objeto de la pugna: la Caja de Pandora.

Los diálogos son excelentes y dictan líneas resonantes en lo prosaico, lo contextual y lo poético. Incluyendo referencias mitológicas evocativas en el clímax dramático.

La dirección de Robert Aldrich convierte a la película en un enredo alucinante y con un sentido de paranoia impregnado por doquier, evocando así las sensibilidades del noir histórico.

Mike Hammer (Ralph Meeker) es un abominable anti-héroe. Utiliza la ofensa y la fuerza bruta para conseguir lo que quiere. Desplegando nihilismo y cero moralidad.

La película empieza con una acción palpitante: una mujer corriendo en una carretera oscura. Es el personaje de “Christine”. Es quien inicia TODO. Toda esta travesía. Es una femme fatale que acarrea el desorden al status quo.

Paulatinamente, Christine va dibujando un nuevo misterio peligroso: la paranoia de los acosadores. Luego, con el encuentro sorprendente de estos mismos, se establece el clima de horror con gritos ensordecedores de Christine, quien es torturada fuera de cámara.

Ya se ha establecido el fátum sibilino.

Velda (Maxine Cooper) es la secretaria sensualmente poética (transmitiendo un erotismo desbordante) quien da nombres de interés a la investigación de la historia de fondo de Christine.

La relación entre Mike Hammer y Velda es turbia, colorida y sexual pero turbia. “You're never around when I need ya” le dice Hammer, a lo que ella le contesta: “You never need me when I'm around”.

La muerte de Christine por manos poderosas marca un antes y un después. “She must be connected with somethin' big”. Este es el parlamento que inicia la investigación sombría.

Nick, el mecánico es un personaje cómico y entrañable con su emblema onomatopéyico de “ba-ba-boom!”, jeje. Él idealiza a su cliente Mike Hammer y se arriesga para ayudarlo (como en la escena de la bomba en el automóvil). Su muerte es impactante y conforma una tragedia máxima, legitimando la paranoia de la trama.

La primera pista es la desaparición del científico Ray Diker. En la búsqueda por este se da una construcción de suspenso con un acosador amenazante de Mike Hammer. Esto culmina en una pelea contundente de la cual Hammer sale victorioso con prominencia (exterminando al acosador con una excelente filmación de una caída en picado por una vertiginosa escalinata larga).

Hasta aquí la película es palpitante. Y no se detiene.

Con una aparición de lo grotesco, el científico Diker se muestra con un rostro desfigurado. Este instaura aun más expectativa de la tragedia con su exposición misteriosa de la hecatombe: ”If you knew, you'd be afraid like she was afraid”.

Se presenta un nuevo personaje; la rubia platinada y etérea femme fatale Lily Carver (Gaby Rodgers). Fue la compañera de habitación de Christine. Quien estuvo con ella hasta la acentuación de su maldición. Elocuentemente expresa esta diatriba:

“You get on a merry-go-round. You think you can get off any old time. But then it starts going too fast.”

En una escena simbólica diseñada arquitectónicamente con puro juego de colores blanco y negro (el ying y el yang), Velda se contonea en un ballet elegíaco, exponiendo su presagio de toda la hecatombe por venir:

“First, you find a little thread, the little thread leads you to a string, and the string leads you to a rope, and from the rope you hang by the neck.”

Qué frase!

Con más transferencia de nombres cruciales, Hammer llega a la casa de los mafiosos. El encuentro aquí se dispara con un tropiezo con ninfómanas y luego con un conflicto con los matones. Fuera de cámara, Hammer despliega una fuerza casi sobrenatural.

El diálogo con el cantante de ópera revela que hay un objeto importante detrás de todo el embrollo. Un científico importante fue asesinado por ese objeto.

“They're the nameless ones who kill people for the great whatsit.”

“Whatsit” siendo el objeto incógnito.

Es presentado un enigma: “Manhattan Project, Los Alamos, Trinity.”. Referencias de eventos nucleares. La película ya se ha penetrado en todo un happening catastrófico.

La palabra “recuerdo” es designada repetidamente como enlace a Christine. ¿Qué es lo que se debe recordar? Es extraído del poema amoroso críptico de la poetisa Christina Rosetti. Lo que se debe recordar es a la propia Christine, quien se había tragado la llave para abrir la Caja de Pandora. He aquí un rompecabezas descomunal!

El escenario de la caída trágica final es dibujado con un diálogo mitológico entre Dr. Soberin (Albert Dekker) y Lily, quien se revela  como una impostora llamada Gabrielle. El Dr. Soberin es el poseedor de la Caja de Pandora. Lily/Gabrielle acaricia la Caja con fascinación y pregunta sobre su contenido. Dr. Soberin le responde con alusiones mitológicas tremendas: “deberías haber sido llamada Pandora”. También crea un paralelo entre Pandora y la esposa del Lot bíblico; ambas mujeres cuyas curiosidades trajeron destrucción.

Dr. Soberin afirma que lo que se encuentra en la Caja es la cabeza de Medusa. Y en un twist fatal, quien queda en posesión de la Caja es Lily/Gabrielle, la Pandora reencarnada.

“Don't open the box!”

En el último encuentro entre ella y Hammer, esta, enigmáticamente, le pide un beso, el beso fatal.

El clímax de la película es impactante, fabuloso, sensacional e icónico. Es un montaje entre la búsqueda de Hammer por Velda mientras Lily/Gabrielle abre la Caja de Pandora lentamente. Un brillo cegador y deslumbrante cubre toda la pantalla. Un sonido infernal se desprende de él. Lily/Gabrielle/Pandora recibe una justicia poética por su curiosidad ignorante. Es el final de todo; el apocalipsis.

 

Director: 
Robert Aldrich
Pais: 
Estados Unidos
Año: 
1955
Reparto: 
  • Ralph Meeker
  • Maxine Cooper
  • Albert Dekker
  • Paul Stewart
  • Cloris Leachman

También en Spazz:

Este disco uno de los máximos estandartes de la historia musical chilena y sin dudas el mejor disco de los últimos 15 años en el país
Segunda parte del cuento original de Erick Nielssen: Conversación con un Demonio
Quizás estaríamos hablando de un disco mucho más interesante si hubiese traído esas canciones que fueron editadas el 2009 bajo el nombre de Mucho +.
Vivre Sa Vie, siendo apenas su cuarto largometraje, bien podría ser LA obra maestra de Jean Luc Godard.
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet