8

The Holy Bible
Manic Street Preachers
Por:

"I am purity, they call me perverted"

YA HAN PASADO MÁS DE 15 AÑOS desde la desaparición de Richey James Edwards, el guitarrista y letrista de los Manic Street Preachers. A día de hoy no hay rastros de su persona, sólo se sabe que su auto fue encontrado cerca de un puente popular entre los suicidas, pero el cuerpo nunca apareció. Durante todos estos años tanto su familia como sus amigos, incluyendo al resto de la banda, mantuvieron las esperanzas de volverlo a ver algún día, algo que se vio reforzado por el hecho de que se han reportado avistamientos en distintos puntos exóticos del planeta. Sin embargo, hay muchísimos motivos que llevarían a uno a pensar que se quitó la vida. Edwards no era precisamente un muchacho feliz, solía cortarse y mutilarse, sufría de anorexia y de adicciones varias, un amigo suyo se había suicidado recientemente y en general su vida era miserable desde un punto de vista emocional, pese a que su grupo había llegado al estrellato. Algo que por otra parte no parecía entusiasmarlo, como a Kurt Cobain -otra coincidencia similar es que Ian Curtis se suicidó días antes de que su banda viajara a Estados Unidos, viaje que los Manics también estaban a punto de realizar cuando Edwards se esfumó-. Su visión del mundo, de muchacho intelectual y revolucionario que lee a Sylvia Plath y quiere shockear a la sociedad con la ropa de su banda, y que se siente alienado e incomprendido, tampoco da señales de optimismo. Todo indicaría que, en efecto, Richey seguramente consideró acabar su vida, y es muy probable que lo haya hecho.

Todo lo que mencioné se vuelve aún más evidente si escuchamos The Holy Bible, el tercer lanzamiento de su banda (editado algunos meses antes de su desaparición), y para muchos el mejor de su carrera. Si bien no se diferencia mucho estilísticamente de sus antecesores (en especial de canciones de Gold Against The Soul como "Yourself"), el sonido es más crudo y deprimente, más pesado por momentos si lo comparamos, por ejemplo, con el sonido más glam del debut de la banda, intentando representar una visión bastante oscura y asqueante de la humanidad, algo que es apoyado por las letras, mayormente escritas por Edwards (con el aporte de Nicky Wire en un puñado de ellas). Ya ni siquiera llegan a ser combativas o revolucionarias, están en una especie de letargo, como si su autor estuviera petrificado por tanto horror, el cual también se manifiesta en distintos samples que abren algunas canciones. Lejos de la petulancia y arrogancia de "You Love Us", The Holy Bible es la creación que sólo puede surgir de un estado mental de decepción y angustia extrema, que no es tan acorde con la exuberancia cercana al glam de la primera época del grupo, sino que requiere otros medios para expresar con claridad esa frustración. El nombre del álbum busca dejar en claro que ésta es La Revelación -no un mito, sino una realidad que en cierta forma nos afecta a todos-. Una revelación en forma de poesía oscura que, por cierto, le dio jaquecas a James Dean Bradfield a la hora de musicalizarla y cantarla, por lo que algunas canciones suenan algo forzadas y es difícil entender lo que está diciendo.

Pero si leemos las letras todo queda más que claro, con frases explícitas como "Scratch my leg with a rusty nail, sadly it heals" ("Die In The Summertime"), "I hurt myself to get pain out" ("Yes") y "See my third rib appear / a week later all my flesh disappears" ("4st 7lb"), que seguramente describen el estado de Edwards en los años anteriores a su desaparición. El fantasma del fascismo hace su aparición en "Of Walking Abortion" y "Mausoleum" ("Prejudice burns brighter when it's all we have to burn"), casi como alternativa perturbadora de la que todos pueden ser "responsables" en momentos de crisis, aunque la banda nos aclara que "Churchill no different / Wished the workers bled to a machine" ("The Intense Humming Of Evil"). La prostitución, el asesinato, el holocausto, todas perturbadoras facetas de una cultura que no está en absoluto a nuestro servicio y nos oprime constantemente: "If you stand up like a nail then you will be knocked down" ("Faster"). Las alternativas no hacen, en algunos casos, más que ignorar la raíz de los problemas u ocultarlos detrás de palabrerío sofisticadamente calculado para ello ("Systemised atrocity ignored / As long as bi-lingual signs on view", dicen los versos de "P.C.P.", un ataque durísimo a la corrección política). Eso es, claro, cuando no estamos haciendo cosas contradictorias o hipócritas como fascinarnos con los asesinos y otros criminales ("Archives Of Pain"). Es inevitable sentir mucho asco, ya que el álbum nos atrapa en su red y nos tortura mostrándonos lo que en algunos casos era de por sí bastante evidente, aún sin estuvimos intentando ignorarlo. En el mundo que representa The Holy Bible no hay amor, no hay autoestima, no hay futuro, no hay forma de que nos podamos valorar a nosotros mismos.
 

La apasionada "Yes" se encarga de introducirnos a esta pesadilla emocional, pero sin desafiarnos tanto como otros tracks, sólo limitándose a introducir una serie de melodías interesantes mientras que Bradfield canta (o intenta forzar la letra a esas melodías) sobre la comodificación del mundo capitalista, y cómo ésta se expresa en lo más denigrante de la prostitución, o mejor dicho, cómo esa denigración es algo generalizado y no sólo limitado a la prostitución en sí misma ("And in these plagued streets of pity you can buy anything / for $200 anyone can conceive a God on video / he's a boy, you want a girl so tear off his cock / tie his hair in bunches, fuck him, call him Rita if you want" dice el estribillo muy poco convencional). La canción clave del álbum es "Faster", un frenético ataque a los valores de las sociedades occidentales, con frases explosivas como "I know I believe in nothing but it is my nothing", "I am all the things that you regret / A truth that washes that learnt how to spell" y (lean esto, por favor) "I've been too honest with myself / I should have lied like everybody else", que la convierten en el momento más incendiario y contundente del álbum, muy cercana a las intenciones originales del punk. Los momentos más pesados del álbum no son del todo convincentes pese a sonar desoladores. En "Archives Of Pain", por ejemplo, se percibe una cierta torpeza instrumental y una falta de contundencia que la hacen sonar más plana de lo que debería, en especial si tomamos en cuenta las cuestiones extremadamente serias que tratan. Algo similar se puede decir sobre "Of Walking Abortion", "Mausoleum" y la algo más atmosférica "The Intense Humming Of Evil", aún si son decentes como composiciones. La más destacable de este tipo de piezas es "Die In The Summertime", canción que sería un hit si todo el mundo se identificara con las letras de este álbum.

"4st 7lb" es un poco menos agresiva en tono, pero no por ello deja de ser una canción sobre la anorexia y sus consecuencias, aterradoramente relatadas. Quizás lo peor es cómo la letra menciona que se glorifica a personas como Kate Moss a tales extremos de volverse una obsesión de las chicas jóvenes volverse como ella; mientras que sus madres, pese a preocuparse por los desórdenes alimentarios de sus hijas, entran en dietas estúpidas para adelgazar (típica obsesión de muchas mujeres, que, como está demostrado, piensan que son más gordas de lo que son en realidad, en un caso de psicosis generalizada e incentivada en gran parte por los medios). Buena parte del mensaje de The Holy Bible es que todo aquello que la mayoría considera indeseable es reproducido, promovido y aprobado por esa mayoría hipócrita y pasiva. Cada tanto tenemos momentos donde se percibe un poco de esperanza, como "This Is Yesterday", que es más apacible aunque algo melancólica, buscando refugiarse en la nostalgia. A ella se le suma "She Is Suffering", conformando lo que podríamos llamar las "baladas" del álbum, recurriendo a lo melódico y la sensibilidad más que al horror nihilista que se percibe detrás de las demás canciones, sin desentonar (de hecho, las considero entre lo mejor del álbum). Canciones como "Faster", "P.C.P." o "Revol" (la peor del disco, muy primitiva como composición y con una letra poco inspirada) aportan los toques de punk más accesible, mientras que "IfWhiteAmericaToldTheTruthForOneDayIt'sWorldWouldFallApart" suena tal como sugeriría su título, cayendo en las tendencias mas "preachy" del grupo aunque sin llegar a ofendernos.

The Holy Bible hace exactamente lo que sus autores se proponían, por lo que es un álbum peligroso, ya que actúa como un recordatorio de la miseria, casi como una apología a tirarnos de un puente, aún si intenta ser accesible por momentos en lugar de ser una expresión sonora de un infierno personal (es decir, en general no es un disco tenebroso como Closer de Joy Division). Es imposible no sentir repugnancia por ese nihilismo y esa alienación que dan origen a lo que podríamos considerar un álbum conceptual sobre esos males llevados a su extremo. El hecho de que algunas canciones no estén a la altura de ese concepto lo hace parecer un poco frágil, pero en definitiva el mensaje llega. Porque The Holy Bible es una obra que no sólo tiene "buenas canciones", sino que refleja la introspección de un joven sensible que ve cómo su felicidad se esfuma y no sabe qué hacer para evitarlo. Quizás el motivo por el que no me siento del todo cómodo elogiando a este álbum del mismo modo en que lo hacen sus fanáticos es el hecho de que tanta negatividad es demasiado derrotista y pesimista, cayendo en la clase de mentalidad que supuestamente está siendo criticada en el mismo. De todas formas, el hecho de que refleje tan bien el estado emocional de un individuo que parece haberse suicidado al poco tiempo debe servirnos de advertencia. Aún si se puede decir que, como en la otra Biblia, aún existe una remota posibilidad de que haya una segunda venida.

Año: 
1995
País: 
Gales

También en Spazz:

33 canciones destacadas del año 2011, parte 2
Homenaje a The Sundays
No sé hasta que punto, pero si eres de los que aprecian un buen hard rock divertido, que no se toma excesivamente en serio y sin miedo al ridículo, debería gustarte esto.
Un sonido lleno de identidad, inconfundible, marcado por el contraste entre la rabia eléctrica y el intimismo
¡Califica este artículo!
Average: 4 (1 vote)