9

The Strange Idols Pattern and Other Short Stories
Felt
Por:

La primera etapa de la carrera de Felt la obra de este grupo británico estuvo marcada por la tensión entre las sensibilidades pop del líder del grupo, Lawrence, y las evocativas piezas instrumentales (inspiradas en gran parte por el sonido de bandas como Television) en las que se lucía el guitarrista Maurice Deebank, mostrando su técnica de músico de conservatorio. Eventualmente Deebank dejaría el grupo y el nuevo material de la banda se volvería un poco más accesible, aunque nunca lograron llegar al mainstream. Sin embargo, esta banda de culto no tiene nada que envidiarle a otras más aclamadas de la misma época, como The Smiths, The Cure o los Cocteau Twins, con quienes tienen algunas cosas en común.

En The Strange Idols Pattern and Other Short Stories podemos escuchar las dos facetas de la banda, aunque a diferencia de The Splendour Of Fear (un álbum mayormente instrumental que editaron el mismo año), este lanzamiento se concentra en las canciones pop, ya que sólo dos de los 9 temas son instrumentales, de duración breve y no muy interesantes... aunque la edición original también tenía un track adicional bastante bueno titulado "Crucifix Heaven", que era una dramática pieza de guitarra española de Deebank, a la que Lawrence al parecer quitó de las ediciones posteriores en CD porque no le gustaba (lo cual es una lástima, pero de todas formas no encaja del todo con el sonido del resto del álbum). El material es mucho más accesible que el de los dos primeros álbumes del grupo, por lo que el álbum es más directo pero pierde un poco de la atmósfera, aunque es bueno aclarar que no hay intenciones comerciales y el grupo no pierde su esencia, además de que la producción es similar.

Las composiciones pop de este álbum están entre las mejores que editó la banda, aportando un poco más de optimismo y energía pero manteniendo parte de la atmósfera algo enigmática de sus anteriores discos, con un sonido que algunos clasifican como jangle pop. Canciones melódicas como "Spanish House" o "Dismantled King Is Off The Throne" (en especial esta última, que también se destaca por su letra deprimente pero algo irónica, algo típico de Lawrence) son dos buenos ejemplos, aunque en general las composiciones de este álbum no son el tipo de canciones que uno suele recordar cuando termina de escucharlas. Lo cual no evita que "Sunlight Bathed The Golden Glow", sea una canción memorable y sensacional que podría haber sido un hit, gracias a su sonido cercano a la faceta más pop de The Cure (pienso en clásicos como "Friday I'm In Love") en el que se combinan a la perfección una gran melodía con un excelente trabajo de guitarras. Otras canciones típicas del grupo como "Crystal Ball" o "Whirlpool Vision Of Shame" podrían considerarse como clásicos de la banda, no tanto por ser memorables sino por la buena instrumentación y la atmósfera algo reflexiva que generan, mientras que "Roman Litter" suena demasiado poco original si la comparamos con la obra de Television, por ejemplo, pero de todas formas es disfrutable.

The Strange Idols Pattern... puede ser un buen lugar para comenzar a explorar la discografía de este frecuentemente ignorado grupo (que debería ser considerado como uno de los mejores de los 80), más que nada por mostrar a la banda en la transición entre su etapa inicial más experimental y misteriosa y su faceta más accesible y melódica, aunque un mayor énfasis en el aspecto instrumental hubiera sido interesante, en especial tomando en cuenta lo bien que funciona "The Stagnant Pool" en el álbum anterior del grupo. Lamentablemente, como todos los álbumes de la banda, sólo dura alrededor de media hora, lo cual no impide que nos encontremos con muy buenas canciones, pero sí deja la sensación de que podrían habernos dado aún más material interesante. Pero, por lo menos, escuchar este álbum unas cuantas veces revela varios momentos destacables, y el hecho de que bandas como Belle & Sebastian se hayan inspirado en la obra de Felt sugiere que serán redescubiertos por las generaciones posteriores.

Año: 
1984
País: 
Inglaterra

También en Spazz:

En medio de un ambiente de revolución y cambios, he aquí a este inglesito de apenas 24 años exhortando por salvar las tacitas chinas, el vaudeville y la jalea de fresa
33 canciones destacadas del año 2011, parte 2
The Next Day (2013) es un disco portentoso, complejo, electrizante y heavy. Bowie quiso ser audaz con un estilo innovador pero terminó siendo errático y monótono.
Escucharlo 15 años después sigue siendo fascinante. Incluso si nos concentramos puramente en cómo suena y en su atmósfera, parece la banda sonora perfecta para contemplar ese caos urbano, esa alienación asfixiante, esa desolación de la vida diaria
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet