10

Grinderman 2
Grinderman
Por:

UNO NO SABÍA MUY BIEN que nos ofrecería el segundo trabajo de Grinderman, el proyecto paralelo de Nick Cave y algunos más de los Bad Seeds. En el debut escuchábamos a una banda experimentando con rock bastante duro, pero que más que intentando canciones hechas y derechas, lo que buscaban era impresionar por medio del sonido, muy fuerte, y realmente sorprendente, viendo como Cave había explorado más bien su faceta más suave en los últimos años. Luego vino el disco de Cave & The Bad Seeds, Dig, Lazarus, Dig!!!, donde veíamos que efectivamente el tipo volvía a sus tiempos rockeros, aunque era un sonido bastante diferenciado del que teníamos en Grinderman. Pero, oh, ¡sorpresa! En Grinderman 2 la vena más dura y experimental de Grinderman se fusiona con la identidad irreemplazable de Cave, viajando por todas sus personalidades anteriores, sobretodo con The Birthday Party. Y sin sonar en ningún momento a reciclado, el álbum se convierte en quizá una de las piezas fundamentales de su discografía, y porque no decirlo, de esta década, sin duda.

Y es que, tenía que venir este tipo a enseñarnos que el rock no es esa cosa pasteurizada que escuchamos en los álbumes de las bandas hoy en día (parezco un maldito nostálgico de mierda, pero bueno, espero entendáis la idea). Hasta los consagrados Radiohead, nos venden como rock sus calculados sonidos pasados por un filtro antiruido y donde nos dejan siempre lo más "bonito". Y eso está muy bien, si, pero Grinderman 2 es una experiencia visceral que va al rock a través de sus raíces más profundas, sin dejar de sonar moderno en ningún momento, pero sin dejar de hacer referencia a la historia del rock. Y es que con Grinderman, Cave & cia. no sólo vuelven a sus sonidos de juventud, sino a sus influencias. Por si nunca nos había quedado claro el vínculo de Jim Morrison con Nick Cave, aquí se evidencia en casi todos los temas. Pero tenemos en Cave una versión mejorada del Morrison más puro y místico, y hasta diríamos fusionado con Lou Reed (escuchar "What I Know", pieza clave del álbum, para imaginar esta fusión). Y aunque referentes del rock más puro hay muchos otros, a parte del ya mencionado, me parece pertinente hablar sólo de uno más: Einstürzende Neubauten, la banda del excompañero de Cave & cia., Blixa Bargeld. Lo curioso es que al entrar Bargeld en los Seeds, su sonido se suavizó, cuando por el sonido de su banda lo normal hubiese sido esperar que los Seeds empezaran a hacer música industrial. Pero tuvo que irse Blixa y la banda se volvió notablemente más dura, y justo ahora, en diferentes sonidos que encontramos en Grinderman 2, escuchamos el referente industrial.

De todos modos podría tener un sonido verdaderamente rock, pero ser una absoluta mierda. Pero no, la grandeza absoluta de Grinderman 2 está en cada una de las canciones. Sinceramente, no hay un maldito tema que pueda considerarse malo. Empezando por ahí podemos tener un disco de "bien". Pero no nos quedamos en eso, la cuestión es que de los nueve temas que hay en el álbum, cuatro son piedras preciosas y de las mejores composiciones de la década y tres, ¡clásicos absolutos! En serio, son estos: "When My Baby Comes", la ya mencionada "What I Know" y superlativamente "Palaces of Montezuma". Las otras cuatro son "Mickey Mouse and the Goodbye Man", "Worm Tamer", "Heathen Child" y "Kitchenette" (que está a pocos pasos de las grandes tres). "Evil" y "Bellringer Blues" (el tema más Neubauten, quizá) completan el álbum convirtiéndolo en una experiencia redonda.

Al gusto de servidor, entra en la categoría de discos imprescindibles. No hace falta ponernos a hablar de como suenan las guitarras en ese tema, como retumba el bajo en el otro, como los teclados eléctricos metidos sabiamente en distintos lugares trasladan a otros mundos y así como otros sonidos y efectos resultan una experiencia tan gratificante. Hace falta escucharlo para sentir todo eso. Y es que me pasaría párrafos y más párrafos hablándoles de lo que me sugiere cada segundo de cada canción. Y las letras, ¡qué decir!, un mundo a parte para analizar, además. Pero me resulta tarea imposible. Así que sólo cabe esperar que compartan esta pasión al escucharlo.

Finalmente, queda una duda, relacionada con "Palaces of Montezuma". El mejor tema del álbum, curiosamente es el que suena más a Nick Cave and The Bad Seeds y menos a Grinderman (si, hay ciertos matices pese a ser lo mismo). Y con lo bien acabado que está el disco, que apunta más allá de un juego con sonidos, más allá de un divertimiento, como sí lo parecía Grinderman. ¿Pasarán los Bad Seeds a un segundo plano ahora? ¿Será Grinderman el grueso del próximo Cave? Sea como sea, con un disco como éste, uno no puede más que desear lo próximo que salga de la mano de esta gente, traiga el nombre que traiga.

Año: 
2010
País: 
Inglaterra

También en Spazz:

Un delirio arquitectónico, y la gracia al contemplarlo por primera vez, luego de haber cruzado la barrera de lo rutinario, es ir posando los ojos en cada pequeña grieta, cada tubería, cada una de esas cosas que hacen del bloque un bloque único
Con un eclecticismo similar al de trabajos como London Calling, con un cuidado del detalle digno de un Wilson, y una inverosimil química entre los perfectos desconocidos que lo componen, Since I Left You es y seguirá siendo el mejor de su clase
Tiene algunos momentos que le harían elevar la calificación, y otros que la reestablecen a un discreto seis sobre diez. No sé, escúchalo igualmente. Por ahí hay gente a la que le está gustando mucho más que a mí.
Kid A es como caminar en un día nublado de invierno por la ciudad. Escuchas el constante ruido que hace la locomoción, escuchas los gritos, las conversaciones, y ves las luces que empiezan a brillar cuando la tarde va cayendo
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet