9

Reflektor
Arcade Fire
Por:

¿Te acuerdas de Arcade Fire? ¡Volvió! ¡En forma de música disco!—Diría Milhouse bajo la mirada atónita y casi desalumbrada de un Bart ya blanco por las veces que ha sido prostituido en la pantalla.

¿Arcade Fire sigue siendo Arcade Fire? Pregunta estúpida que hoy en día todos los geeks que pululan por foros musicales repiten como loros. ¿Dejó Bowie de ser Bowie por dejar el glam de lado y hacer esa música genial que creo en Berlin? Arcade Fire no cambió en imagen—siguen siendo el mismo grupo con cara de gomas, cara de vendedores de celulares en un Carrefour. No tienen la necesidad de caretear nada, no tienen que mostrarse como unas rockstars drogadictas encerradas en los 70’ ni como unos ñoños semis emos. Nah, Arcade Fire no cambio en envase, pero sí en contenido.

Cuando el cambio viene de la mano de la evolución siempre se termina chocando contra una pared llena de prejuicios. Una pared que el mismo artista llevo años en levantar. Reflektor es ese golpe en la mesa que marca el rumbo de una banda ya consagrada pero en constante obligación a no dejar de ser quienes son. Reflektor es su Beggars Banquet, es su Revolver. Y es increíble cómo puede competir de tú a tú con estos discos en lo que a calidad se refiere. Y eso que juega con la desventaja de no tener el paso del tiempo y la leyenda a su favor. Así de grande es.

No dudaría en señalar con el dedo este producto al contestar la incómoda pregunta de disco del año. Y yo me pregunto ¿con qué parámetro uno puede medir la importancia de una obra? ¿Sus ventas? ¿Sus cortes de difusión? Dudo mucho que Reflektor venda al nivel de un top de ventas, ya que hasta ha perdido el apoyo de los fans incondicionales de la banda. Fans que aún quieren seguir escuchando por 8964va vez un crescendo con cuerdas y toda la parafernalia que los caracterizaba. Su importancia está en que este disco va más allá: demuestra a la banda más importante de la actualidad jugando con el corazón de la gente y demostrando por qué llegaron a donde llegaron sin agotar su fórmula.
 

Reflektor por sobre cualquier opinión se rige como un discazo. Un discazo que hay que aprender a querer, que hay que saborear de a poco, que se disfruta con las sucesivas visitas. Es un trabajo extraño, es demasiado largo para ser un disco simple y al mismo tiempo demasiado corto para ser doble. No podrías descartar nada de él, ni mucho menos sumarle nada. Es el disco de las contradicciones—viven mil y unas bandas en él y ninguna es Arcade Fire. Y he aquí lo disfrutable. Solemne, desolador, fiestero, alegre, Byrneano, Ziggyano, Morrisey-ano... y al mismo tiempo no suenan a nada que hayamos disfrutado antes.

No me animo a hablar de tema por tema porque se me acabaran los sinónimos de la palabra genial y terminaría disfrazando lo eunuco que soy. Pero sobran razones para poner este proyecto por sobre cualquiera que haya salido en esta (nueva) década. “Awful Sound (Oh Eurydice)”, “Reflektor”, “Joan of Arc”, “Porno”… puedo seguir hasta nombrarlas una a una en una tarea agotante. Pero por si fuera poco estas joyas viven en un ecosistema mucho más grande que no está regido por un concepto, sino por lo perfectamente producido y el lugar que ocupan cada una. En resumen un Álbum blanco del siglo XXI.

Pero por un lado entiendo que hayan perdido cosas en el camino y razono porque a alguno que a otro fan de la banda no le guste el producto final y…………….. ¡naaahhh! mentira. Si no te gusta por no sonar a “arcade fires” ¡vete a la mierda! De corazón…. A la reverenda mierda!

¡Arcade Fire metió la pata? Si meter la pata es evolucionar, pues la metió hasta la rodilla. Y mete sus brazos para poder sacarlas y la cabeza también ensuciándose por completo. Queda en nosotros ser el amistoso elefante que los salve.

Año: 
2013
País: 
Canadá
Canciones: 

Disco 1

  1. “Reflektor”
  2. “We Exist”
  3. “Flashbulb Eyes”
  4. “Here Comes The Night Time”
  5. “Normal Person”
  6. “You Already Know”
  7. “Joan Of Arc”

Disco 2

  1. “Here Comes The Night Time II”
  2. “Awful Sound (Oh Eurydice)”
  3. “It’s Never Over (Oh Orpheus)”
  4. “Porno”
  5. “Afterlife”
  6. “Supersymmetry”

También en Spazz:

Trabajo de baladas absolutas, pero no de las superficiales a las que el género nos ha acostumbrado
Un disco muchísimo más oscuro y ambiental. La clave fundamental para captar el disco es dejarse de intelectualizar, y dejar que Caronte los lleve de la mano a un infierno psicotrópico
Los nombres de Gepe, Dënver, y más fuertemente el de Javiera Mena, cautivaban a un público que nunca escuchó ni tomó muy en cuenta la música de esta franja sureña de tierra llamada Chile.
A diferencia de muchos discos de fusión en los que se percibe que la mezcla es artificial, en las guitarras de Raimundo y Rafael todo cobra sentido de forma inusitadamente sencilla: jazz, blues, rock, pop
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
Average: 2.6 (5 votes)