9

Chelsea Girl
Nico
Por:

Jackson Browne, Lou Reed, Bob Dylan y John Cale te regalan sus canciones. Tienes de banda de apoyo a la Velvet (excepto a Maureen) y al mismo Browne para colaborar en varios temas. Algo bueno tiene que salir, ¿no? Bueno, así fue. Lejos de lo que los fans más puristas de la Nico “ídolo de el movimiento dark” o de lo que la misma Nico haya declarado, para mí es innegable que lo que sale del parlante en este momento es algo muy bello. Ahora, al evaluar este disco existen aspectos polémicos para discutir; y es que, desde el comienzo, Nico fue un personaje polémico. La manera en que fue impuesta a la fuerza en el grupo, los roces que tuvo al principio con la banda, las historias de Cale y Reed desconectándole el micrófono en los ensayos y las canciones cantadas por ella en The Velvet Underground & Nico, para muchos el punto flojo del debut.

Lo mismo pasa con Chelsea Girl, mucha gente intenta desligar a Nico de cualquier valor artístico en el disco, con un puñado de temazos regalados y sin ninguna autoridad artística sobre el disco. Nico quería baterías y fuerte presencia de guitarras, en cambio no se escucha percusión en ningún momento y las guitarras se ven a veces opacadas por dulces arreglos de cuerdas y flautas, que Nico odiaba. Nico vio frustrado todo intento por poner algo de sí dentro de la creación del sonido del álbum, lo que sin necesidad de especular demasiado, debe ser la razón de su odio hacia este álbum.
Por lo tanto los detractores de Nico (o los fans de Nico, pero detractores de este álbum) tienen no poca razón en ese punto. Pero sí se equivocan en algo. La voz de Nico acá es algo único. Acá abandona un poco ese estilo robótico de canciones como “All Tomorrow's Parties” y Nico logra reemplazar sus carencias vocales logrando sonar cálida y muy emotiva a veces, lo que por lo menos para mí es interpretar como lo haría un grande.

Ahora, olvidando a la crítica y los factores extra-musicales, les contaré un poco qué escucharán cuando se encuentren con Chelsea Girl. Es un disco de folk, pero un folk bastante especial, con guitarras velvetianas por ahí (tocadas por los tipos del grupo en algunos temas) y muchos arreglo de cuerdas y flauta, lo que a veces puede ser una maravilla que se desliza en tu oído como también un elemento que te hinche las pelotas.

El disco abre matador a más no poder con 3 temas espectaculares, de hecho uno de los problemas del álbum es que el golpe inicial es tan duro que lo que sigue no parece tan impresionante. Empieza con dos covers de Jackson Browne, el primero es “The Fairest of the Seasons”, con un sonido de alguna canción que perfectamente podría haber entrado en el álbum de la portada con la banana; es una joyita. La que le sigue, “These Days”, es tal vez el tema más conocido interpretado por la alemana en solitario, y no por pocas razones: con un par de escuchas a la melodía inmortal de “These Days”, ésta se queda en tu cabeza. Cada elemento del disco congenia perfecto acá, la manera poco apasionada de cantar de Nico, las guitarras de sonido Velvet (tocadas por Browne, eso sí) y el arreglo de cuerdas: todo está perfecto, el mejor momento del disco por lejos.

“Little Sister”, una composición de Cale y Reed, podría ser un tema de la Velvet perfectamente, con ese teclado que pareciera no tener nada que ver con el tema, pero termina siendo el elemento que la hace tan hipnótica.

Otros momentos a destacar se encuentran en el tema titular, “Chelsea Girls”, que para mí siempre ha sonado adelantado a su tiempo. Me recuerda mucho más a algo como Cat Power o a Elliott Smith (que le hizo un cover) que a algún artista de su época.

Los fanáticos de la Velvet más experimental se sentirán un poco decepcionados leyendo esto, pero no os preocupéis mis queridos snobs, que tenemos “It Was a Pleasure Then”, una especie de “European Son” pero con una melodía vocal de una canción tradicional. Mucha guitarra haciendo sonidos raros, Nico divagando y la viola de Cale haciendo lo suyo durante 8 minutos: interesante es la palabra, ya que siendo sincero mucho no la disfruto.

Así que dénle para adelante, Chelsea Girl es una gran experiencia, nunca sabremos si es que Nico tenía razones en cuanto a si hubiera quedado mejor con otros arreglos, pero a la hora de hacer un consenso, Chelsea Girl es un tremendo disco, y sin exagerar uno de los mejores discos que ha hecho un Velvet.

Año: 
1967
País: 
Estados Unidos

También en Spazz:

Mi opinión es clara: Estamos frente a un disco con grandes canciones y grandes agüeros traducidos a temas que no sabemos para qué están. No por ser el trabajo más largo de Bowie tiende a aburrir al oyente.
¿Underground? El primer negocio comercial encubierto del rock
Recomendado para cualquiera que esté enamorado o quien esté sufriendo por culpa de ello.
En ese instintivo talento musical se encuentra el Radiohead que trasciende el mito y se aparta humildemente de él.
¡Califica este artículo!
Average: 5 (1 vote)