9

Laid
James
Por:

UNA DE LAS MEJORES BANDAS BRITÁNICAS DE SU GENERACIÓN tuvo la desgracia de no poder demostrarle al mundo que lo eran. Tuvieron de teloneros a muchos grupos que eventualmente sí se convirtieron en iconos del britpop y vendieron millones de discos, entre los que podemos encontrar a los Stone Roses, Radiohead, Stereophonics, Coldplay y, por otro lado, ni más ni menos que a Nirvana. Ellos, sin embargo, debieron conformarse con un rol secundario. No es que les faltaran condiciones: eran buenos compositores, tenían un frontman más bien carismático y una cierta flexibilidad que les permitió cambiar su sonido varias veces durante su carrera, rescatando lo mejor de la escena Madchester, los Smiths, R.E.M. y quizás U2. Sin embargo, nunca llegaron a ser estrellas, una injusticia que no se puede explicar por más que algunos sostengan que es una banda algo "nerd" y quizás "excéntrica" o incluso "poco cool". Después de todo, no hay mucha diferencia entre ésta y cualquier otra banda que quiera expresar emociones simples; tradición iniciada por los Beatles, ni más ni menos, y continuada por otras bandas británicas que se volvieron conocidas en la misma época en que los integrantes de James sufrían por la falta de dinero y de promoción.

James editó, pese a todos los problemas con los que se encontraron en su carrera, una buena cantidad de álbumes; algunos de los cuales, como Pleased To Meet You, Seven o Millionaires, son colecciones de buenas canciones con melodías fáciles de recordar, letras bastante inteligentes (aún sin alejarse, en la mayor parte de los casos, de temas convencionales como las relaciones personales) y suficiente diversidad estilística y de atmósfera como para que no suenen cansadores, lo que a su vez les da un poco de sofisticación artística. Mi favorito de aquellos a los que pude escuchar es Laid, editado en 1993, con la producción de Brian Eno, seguramente el responsable del sonido atmosférico del mismo. Por ese entonces, la banda estaba logrando algo de popularidad, aunque no les alcanzó para convertirse en estrellas del mainstream. Sencillos como "Sit Down" o "Laid" atrajeron algo de atención a la banda en su momento. Escuchar "Laid" deja bien claro que fue merecida: es una simpática canción con una letra ingeniosa que se aleja de los clichés de la canción pop y que es imposible de odiar, aún si hay canciones de la banda que merecen más reconocimiento.

Laid es a veces optimista y radiante, como en "Sometimes", una canción bastante optimista y esperanzadora, en la que una guitarra acústica y un final cantado a coro enmarcan una experiencia que tranquilamente puede salvarle la vida a cualquier persona (en especial si esa persona ama el jangle pop). Otro ejemplo, aparte de la pista titular, es "Say Something", una canción algo tibia y poco inspirada, pero con un cierto aura de potencial himno y con una buena ejecución que la hace sonar superior a lo que realmente es. A veces el álbum toma un giro oscuro y perturbador, con un sonido no tan directo y más atmosférico y minimalista, como en el caso de las perturbadoras "Dream Thrum" y "P.S.", y en menor medida "Five-O", una canción de amor bastante poco convencional si tenemos en cuenta su estructura, que considero entre las destacadas del álbum. En otros casos ("One Of The Three", "Everybody Knows" y "Out To Get You") la atmósfera pasa a ser algo deprimente y melancólica. De este grupo destaco especialmente a "Everybody Knows", que brilla por las texturas elaboradas de Eno y la voz Tim Booth (ciertamente un vocalista muy expresivo, aunque algo limitado, que encaja a la perfección con el objetivo de la banda).

El álbum pierde algo de fluidez hacia el final, ya que canciones como "Low Low Low" (que nos recuerda a otras bandas de la movida) y la pista titular contrastan un poco con el material que les antecede. "Skindiving" (una pieza de ambient evocativo mayormente instrumental) se concentra puramente en la atmósfera sin igualar el impacto emocional de las otras canciones que se destacan más en ese aspecto. Nada de esto opaca la sensación de intimidad de la mayor parte del material, que deja en claro que James es la clase de banda con la que uno se puede identificar e involucrar emocionalmente. De hecho, lo que hace más interesante a Laid es que suena honesto y directo porque habla de cosas simples con las que cualquiera se puede identificar, pero evitando caer en lugares comunes o hacerlas parecer banales o secundarias (de hecho, quizás sean las más importantes). A eso le suman un buen sentido de la atmósfera y letras claramente por encima de la banda "pop rock" promedio, algo que se evidencia en la letra de "One Of The Three", una especie de emotivo rechazo a la religión.

Parecería como si Laid buscara representar lo que pasa dentro de cada persona, dejando de lado los medios por los que la música pop es presentada para entrar en nuestro ámbito privado, allí donde todas nuestras emociones entran en conflicto, algo reforzado por su atmósfera nocturna y reflexiva. Es un disco ideal para escuchar por la noche, antes de dormir, cuando todo está en silencio y comenzamos a reflexionar. Es algo muy simple, pero que buena parte de la música pop rara vez logra con tanta efectividad, quizás porque pocas bandas son capaces de hacer que canciones como "Sometimes" o "Five-O" suenen genuinas, y mucho menos hacer que tengan una cierta "fragilidad" que nos recuerda que fue creada por personas con los mismos problemas de uno, con todo lo que eso implica. En ese sentido el álbum cumple con el objetivo de muchas bandas de rock de sonar "genuinas" en relación al "frívolo" pop, aunque en este caso tenemos a un grupo que lo hace sin olvidarse de escribir alguna que otra melodía bastante pegadiza, aún si termina oculta por evocativos teclados y otras influencias de Eno. Para James todo esto es algo que surge naturalmente, es una banda que encara a la perfección cuestiones "universales", sin sonar ingenuos ni pretenciosos, pese a ese optimismo sin fundamentos que los caracteriza, por lo que es inevitable sentir simpatía por ellos. Pero claro, nunca pidieron que el cantante de otra banda se muriera de sida, así que nunca vendieron millones de discos. Es una lástima, a decir verdad.

Año: 
1993
País: 
Inglaterra

También en Spazz:

Pese a tener una gran popularidad, creo que Joaquín Sabina se trata de un artista al que cuesta trabajo agarrarle el modo.
¿Quién más hizo un álbum así? Creo que nadie. Y no estoy seguro de que sea siempre el caso, pero en este caso, permítanme, siento que es buena señal. Para decirlo sin tanta pirueta: una obra esencial
Reseña póstuma al concierto de Los Fabulos Cádillacs en Chile en 1995
Homenaje a Spinetta por su fallecimiento
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
No votes yet