10

Six
Mansun
Por:

"It's your word of mouth that has allowed this record to grow with time, derided in its day but much loved today. The amount of fans who have told me it's their favourite album of all time over the years is heartwarming as it was difficult to make and was received with disbelief by the critics. It weighed heavily on me to outdo its more commercial predecessor, 'Attack of the Grey Lantern'. Commercial suicide, but artistically satisfying. It's a record that cannot be categorised and went right against the grain of what was popular at the time. A lot of people ridiculed it, but time has been kind to it." - Paul Draper


UNO DE NUESTROS CONTRIBUYENTES siempre ha manifestado su aprecio por el britpop (aunque no le gusten muchas bandas icónicas del mismo), y en ocasiones ha expresado su preferencia por algunas bandas menos populares de la movida (y en algunos casos practicamente desconocidas para las masas). Por eso a nosotros, los demás redactores de Spazz, nos sorprendió un poco cuando afirmó que Six, el segundo álbum de Mansun, debía ser considerado como uno de los grandes clásicos de su época. Ciertamente hay bandas más oscuras que podemos catalogar como "britpop", pero Mansun nunca fue particularmente popular, a pesar de que tuvieron un hit con "Wide Open Space", una de las mejores canciones de su álbum debut, el cual se destacó por su sonido algo "artsy" y por momentos psicodélico (pero no muy lejano al sonido de otros grupos de la escena), que al día de hoy atrae a los que buscan algo un poco más "progresivo" dentro de la música pop. Seguramente muchos de los que se entusiasmaron con Attack Of The Grey Lantern esperaron con ansias el segundo LP de la banda, y tenían motivos para esperar algo aún mejor que el debut.

Sin embargo, no parece haber un consenso entre esos oyentes a la hora de valorar este álbum. Muchos recibieron a Six como lo que esperaban que fuera, como uno de los mejores álbumes de la década (o quizás de la historia del rock), como un clásico del art rock que no fue reconocido como tal por el público en general debido a que fue opacado por el lanzamiento de OK Computer. Otros, en cambio, se vieron decepcionados, pero curiosamente he visto opiniones contradictorias acerca del motivo: unos lo ven como demasiado pretencioso (apelando sin dudas al infame cliché según el cual todo aquello que suene pretencioso debe ser visto como algo malo solo porque nos recuerda al injustamente bastardeado rock progresivo), mientras que otros piensan que esa faceta desaparece y es reemplazada por un sonido pop más comercial que el de Attack Of The Grey Lantern. Ambas posturas tienen un poco de razón: por un lado, el álbum presenta canciones con más partes, codas más elaboradas, una tapa con un simbolismo algo pretencioso, una cantante de ópera y hasta una pieza de Tchaikovsky. Pero a su vez el sonido pierde el aura casi psicodélica que le daba una atmósfera única que se combinaba con las referencias poco claras de las letras, con una producción más cristalina que resalta las memorables melodías. Dejando eso de lado, este lanzamiento no busca repetir el éxito de su antecesor, sino que encuentra a la banda buscando hacer algo más audaz, no haciendo ya "pop/glam rock con toques psicódelicos" sino extendiendo ese factor "psicódelico" sobre todo el material, dándole su estructura. El resultado es uno de esos discos en los que se percibe una idea ejecutada a la perfección, un álbum que satisface practicamente todas sus ambiciones y que suena como un producto redondo y artísticamente incuestionable.

Six es un álbum largo, de casi 70 minutos, con varias canciones que duran más de 6 y están conformadas por varias partes que fluyen de forma impecable. Muchos lo ven como un álbum conceptual - no lo es, pero como todo buen álbum, se percibe como una unidad, a tal punto que las canciones en si mismas fluyen entre sí a la perfección. Es esa fluidez la que hace que canciones como "Shotgun", de melodía inicial algo intrascendente, se vuelvan interesantes a medida que se van desarrollando, con temas instrumentales bastante atractivos y texturas bien logradas. El material suena accesible pero al mismo tiempo es evidente que la banda no se apegó a las estructuras convencionales de la música pop, conformando un collage bastante líquido y algo dificil de categorizar. Paul Draper (el cantante del grupo) afirma que buscó intencionalmente alejarse de lo "tradicional", buscando que por ejemplo no hubiera "estribillos" - en realidad si los hay, pero son parte de una cadena de fragmentos que conforman cada tema y que por momentos da la sensación de extenderse en direcciones impredecibles. "Fall Out", por ejemplo, empieza con un juego instrumental (que incorpora el ya mencionado fragmento de Tchaikovsky) que deriva repentinamente en una enérgica melodía pop acompañada por una guitarra acústica que nuevamente lleva a un pequeño jam instrumental más cercano a Pink Floyd que a lo que la mayor parte de las bandas británicas hacían por esos años. A su vez, esto se fusiona de forma muy natural con la siguiente canción, "Serotonin", con una concisa melodía que suena como si ya la hubieramos escuchado antes.

Considero que el mejor material, sin embargo, está al principio y al final del disco, y que la parte media es un poco menos contundente y no tiene tanto impacto emocional - a pesar de que las épicas "Cancer" y "Television", con letras algo críticas, se destacan por momentos, en especial esta última, con su sonido algo psicodélico (la primera, por su parte, es muy dura con el catolicismo, y su letra es bastante buena por momentos). La canción que le da título al álbum dura ocho minutos y mete al oyente en el mismo de forma convincente, desde su emotiva parte principal a su sección instrumental representativa de aquello con lo que nos encontraremos en el resto del álbum. También me gustaría destacar a "Negative", quizás una de las canciones más tradicionales en cuanto a estructura, y con un cierto dramatismo bien enfatizado que la hace sonar como una versión mejorada del material de Attack of the Grey Lantern. Ya cerca del final nos encontramos con "Legacy", el sencillo más más apreciado del álbum, con un sonido algo más emocional y un buen falsetto de Draper (aunque admito que su performance no me parece destacable en muchas canciones). Lo interesante de esa pieza es que en realidad suena como una seguidilla de pequeñas partes unidas a la perfección entre sí, casi como si la banda tuviera 20 potenciales melodías en mente y decidiera unirlas en un solo track. "Special / Blown It (Delete As Appropiate)" empieza con forma de instrumental tranquilo y abstracto, hasta que una guitarra anuncia el comienzo de lo mejor de la misma y la canción toma un giro dramático. De hecho, la parte final de la canción llega a niveles de intensidad emocional que raras veces he podido encontrar en un álbum de rock, aún si la letra no dice mucho, lo cual se combina con un desarrollo que la hace sonar mejor a medida que avanza. "Being A Girl" no llega a la altura de esos dos temas, pero es un buen final, siguiendo un poco con la fórmula que caracteriza a varias canciones del álbum, desintegrándose progresivamente hasta el final.

Lo más valioso de Six es que es un álbum que tira abajo e ignora muchas convenciones, quizás en algunos aspectos sin que la banda misma se lo pusiera como meta, buscando realizar una visión muy personal en lugar de vender discos. Por momentos podemos comparar al material con el sonido de bandas contemporáneas como Suede, Manic Street Preachers, The Verve y otras tantas, o podemos buscar influencias de los 60s y 70s. En otros casos, sin embargo, el álbum entra en una sopa dificil de caracterizar pero que, aunque las palabras fallen para describirlo adecuadamente, obligan a hablar del mismo, para que deje de ser un secreto y más personas tengan el gusto de incorporarlo entre sus favoritos. Porque si bien Six tiene algunos puntos flojos (algunas letras no del todo interesantes, por ejemplo, pese a todo tipo de referencias culturales, o la falta de impacto emocional de varios temas), es un excelente ejemplo de un álbum que logra lo que muchos artistas siempre han intentado y pocos han logrado: llevar su visión al extremo de su potencial. Six es un collage con una cantidad casi infinita de ideas unidas de tal forma que crean su propio mundo, su propia versión de la música popular en si misma. De hecho, quizás sea el álbum que Be Here Now debió haber sido y no pudo ser. Por desgracia, al igual que ese infame lanzamiento de Oasis, fue despreciado por la mayoría cuando salió al mercado, y luego de editar otro álbum dos años despues - Little Kix, un rejunte de canciones pop que sobraron, considerado una decepción por todos los oyentes, pero no tan malo como puede parecer en teoría - la banda se disolvió por conflictos internos. Pero todavía estamos a tiempo de que este clásico olvidado reciba el reconocimiento que se merece.

Año: 
1998
País: 
Inglaterra

También en Spazz:

Be Here Now no sólo llevó al Britpop a la muerte definitiva, sino que lo llevó a una tortura de 71 minutos, y lo enterró bajo un millón de guitarras más o menos. Luego de esto era inútil hacer algo más.
Mi opinión es clara: Estamos frente a un disco con grandes canciones y grandes agüeros traducidos a temas que no sabemos para qué están. No por ser el trabajo más largo de Bowie tiende a aburrir al oyente.
Si ya escucharon los cuatro álbumes oficiales hasta el hartazgo, el paso natural es conseguir VU. Composiciones rechazadas de un grupo rechazado.
Nuestro staff comenta 32 canciones en homenaje a los 50 años de la mejor banda de la historia
Etiquetas: 
¡Califica este artículo!
Average: 4 (1 vote)