Radiohead
Escucharlo 15 años después sigue siendo fascinante. Incluso si nos concentramos puramente en cómo suena y en su atmósfera, parece la banda sonora perfecta para contemplar ese caos urbano, esa alienación asfixiante, esa desolación de la vida diaria
Kid A es como caminar en un día nublado de invierno por la ciudad. Escuchas el constante ruido que hace la locomoción, escuchas los gritos, las conversaciones, y ves las luces que empiezan a brillar cuando la tarde va cayendo
En ese instintivo talento musical se encuentra el Radiohead que trasciende el mito y se aparta humildemente de él.
Por ahora, el no poder decir nada definitivo, conciso, o siquiera razonable sobre The King Of Limbs es, sin paradoja alguna, lo que más goce me provee.
Análisis musicológico a The King of Limbs
Mientras a mis compañeros les estaba resultando una revelación, el disco del año, Radiohead volviendo a sorprendernos, a mi, lo que estaba escuchando me dejaba tibio, aburrido.
Es una de esas cosas que escuchas y que es imposible aburrirte, a pesar de tener tres guitarras destruyendo tus oídos deja espacio para matices que le dan una belleza única a cada tema. Sí, las canciones patean tu trasero, pero lo hacen con amor.