The Smiths
TQID es el indie que se vuelve adulto, guantazo fundacional donde se deja atrás las limitaciones de un estilo en pos de llevar a nuevos puertos sonoros un contenido que, pese a su espectacularidad, no deja de tener una carga de intimidad.
Las 15 mejores canciones de los Smiths, elegidas por el staff de Revista Spazz
sólo resta dejar aquí asentada la absoluta y categórica genialidad de Strangeways, Here We Come. Distinto a sus predecesores, pero conservando la identidad de la banda intacta; heterogéneo y caótico, pero sólido y cohesivo, mordaz y exultante, luminoso y profundo, maduro y sombrío
El álbum es una escucha completamente fluida y sin problemas musicales o de entretenimiento (por eso lo considero perfecto). Es una colección de melodías extravagantes, ornamentaciones magistrales, fuertes tonalidades de guitarra y líneas personalizadas de bajo pick.
un álbum perfecto (otro de los Smiths!) con grandes y abundantes técnicas compositivas de Marr, una variedad notable en las formas y unas letras de Morrissey que varían entre la poesía evocativa, el pesimismo existencial literariamente deleitable y sentencias condenatorias y/o revolucionarias que llegan hasta lo socialmente peligroso
En 1984 se publica el debut honónimo de The Smiths, que desde el principio muestra como marca identitaria el jangle pop formado mediante la combinación de los talentos de Morrissey y de Johnny Marr.
Resumiendo: este álbum, como el debut, no tiene ni una sola canción mala. No obstante, sus puntos altos sobresalen mucho más que los de The Smiths, en el que todas las canciones tenían una calidad similar.
La importancia de los singles en una banda como The Smiths
A pesar de todo ello, su único álbum en directo oficial, se aprecia insuficiente viéndolo de lejos. Con todo y las pulidas interpretaciones musicales, hay una sensación de falta durante toda su duración.
Daniel entrevista (imaginariamente?) al ex-líder de The Smiths