Blur
De este modo culmina, pues, una obra que, para el que suscribe, constituye una de las cúspides de la producción musical de la década de los '90.
Este álbum representa un nuevo avance en el britpop, para entonces una corriente ya totalmente establecida por la prensa británica como la solución al nefasto grunge estadounidense
Luego de abandonar casi totalmente cualquier referencia al movimiento britpop en su álbum homónimo de 1997, Blur siguió desarrollando un sonido con influencias ajenas a su entorno vernáculo tales como el gospel, el hip-hop, la música electrónica, el lo-fi, el rock alternativo, entre otros.
Blur se atreve a navegar por sonidos y terrenos más aventurados que sus álbumes predecesores, y esta vez no hay mayor esfuerzo por incorporar o fusionar dichas fuentes en compactas canciones pop
Parklife, tecer álbum de la banda y uno de los definitivos de la década, Blur expande y multiplica el sonido britipoppy y lo incorpora a otros géneros, alcanzando una saludable variedad estilística que sin dudas eleva este álbum a la categoría de clásico
¿Y qué tal son las canciones en este álbum? Fantásticas. La mayoría al menos.
Me quedo más con los temazos que con la experiencia del disco
Para el que escribe, Blur es la mejor y más importante banda que salió de aquello que en Spazz estamos llamando britpop
Cuatro estrellas, como Be Here Now, ya que si bien apelan a cosas distintas y en teoría el disco de Blur se acerca más a mi onda, el de Oasis parece conseguir mejor su propósito (que no es otro que hacer rock drogadicto, groso).